You are here

¿Cómo surgieron las Estructuras de Defensa/Ataque?


Si no existía la muerte en los animales antes del pecado, ¿por qué hay tantos animales perfectamente equipados para matar?

Bodie Hodge y el Dr. Andy McIntosh responden.

La importancia de la cuestión de la estructuras de defensa/ataque

Muchas personas, al considerar "la naturaleza roja de los dientes y las garras",1 ponen en duda la bondad de Dios y en consecuencia, acusan a los que creen en la Biblia de ignorar la realidad de la lucha por la supervivencia en la naturaleza, algo que en opinión de los científicos seculares corrobora la evolución.

En el pasado, muchos creyentes en la Biblia han considerado la naturaleza como evidencia del diseño de Dios interpretando que las características de los animales, como la capacidad de matar a sus presas o defenderse a sí mismos, forman parte del diseño original de Dios.

Por ejemplo, en 1802 William Paley escribió el libro ya clásico Teología Natural: o, Evidencias de la Existencia y Atributos de la Deidad, Recogidos de las Observaciones de la Naturaleza. En este trabajo, Paley expone su argumento del diseño en la naturaleza atribuyéndolo a un diseñador -Dios- e incluye como parte el diseño las características "rojas de dientes y garras".

Darwin, leyó la obra de Paley, y se dio cuenta de que los organismos tienen ciertas características de diseño que los hacen aptos para los entornos en los que viven. En otras palabras, los seres vivos están bien diseñados para lo que hacen, incluso en sus capacidades para causar dolor, sufrimiento y muerte. Sin embargo, más tarde Darwin vio problemático el argumento de Paley en relación con el diseño. Para Darwin, una creación capaz de infringir dolor y muerte parecía contradecir el concepto de un Dios bueno y un amoroso Creador.

Darwin comprendió que la idea de un diseñador benevolente no encajaba con el mundo observado. ¿Cómo puede un Dios bueno ser el autor de la muerte y del derramamiento de sangre? La respuesta de Darwin y muchos otros fue dejar a un lado al Dios de la Biblia y creer en las ideas del hombre sobre el pasado incluyendo la de los millones de años de muerte y sufrimiento.

Uno de los más notables defensores de esta visión en nuestros días es David Attenborough. Attenborough es el presentador de numerosos documentales populares sobre la naturaleza producidos por la BBC. En un estilo similar al de Darwin, argumenta fuertemente a favor de la creencia en la evolución en base al sufrimiento que observamos en el mundo de la naturaleza. La siguiente cita revela claramente los motivos que han impulsado a Attenborough a una creencia evolutiva.

«Cuando los creacionistas hablan de que Dios creó todas las especies individuales como un acto separado, siempre ponen como ejemplo los colibríes, o las orquídeas, girasoles y las cosas bellas. Pero yo tiendo más bien a pensar en ese gusano parásito que está taladrando el ojo de un niño sentado en la orilla de un río en el África occidental, [un gusano] que va a hacer que el niño se quede ciego. Y [les pregunto], ¿Quieres decir que el Dios en el que crees, del cual también se afirma que es un Dios misericordioso, que se preocupa por cada uno de nosotros individualmente, ¿estás diciendo que Dios creó este gusano que sólo puede vivir en globo ocular de un niño inocente? Porque no me parece a mi que eso corresponda a un Dios lleno de misericordia.»2

Los ejemplos de Darwin y Attenborough muestran porqué es importante la cuestión de las estructuras de defensa/ataque, y su estrecha relación con la cuestión de la existencia del sufrimiento y de la muerte en el mundo que nos rodea. Ejemplos de estructuras de defensa/ataque son las garras y picos que desgarran la piel en las aves de rapiña o las garras y los dientes de los gatos, el aguijón de una avispa o una toxina de una rana venenosa.

Ejemplos de estructuras de defensa/ataque

Existen numerosos ejemplos de estructuras de defensa/ataque en el mundo que nos rodea, tanto en plantas como en animales. Consideremos algunos de ellos.

Reino vegetal: Venus atrapamoscas

Un gran ejemplo en el reino vegetal es la Venus Atrapamoscas. Esta planta cierra de golpe sus dos lóbulos sobre cualquier mosca desprevenida que se aventura en su interior. El mecanismo por el cual los dispositivos de presión se cierran requiere de una compleja coordinación entre la elasticidad, la presión osmótica en el material vegetal celular, y el crecimiento. Cuando la planta está abierta, los lóbulos son convexos (doblados hacia afuera), pero cuando está cerrada, los lóbulos son cóncavos (formando una cavidad). Es estable en las posiciones abierta y cerrada, y cambia de estado para cerrarse rápidamente cuando se activa el mecanismo de cerrado.3

Arácnido: Araña

Un buen ejemplo de estructuras de defensa/ataque en el mundo de los insectos es la araña. Las telarañas poseen una enorme capacidad para atrapar insectos voladores, tales como moscas y polillas. Todavía no comprendemos totalmente la sofisticación de la producción de seda a través de glándulas especiales que mantienen el polímero blando hasta que brota por la parte posterior de la araña.4 Además, la capacidad de la araña para fabricar ciertos hilos pegajosos y otros no, de forma que ella misma únicamente camine por las partes no pegajosas es claramente una característica de diseño inteligente. No todas las arañas hacen telas, pero todas las arañas son capaces de producir seda en distintas variedades. Aunque la naturaleza depredadora de las arañas es universal, las técnicas de apresamiento basadas en la construcción de telas no son iguales en todas las especies.

Insectos: El escarabajo bombardero

Otro ejemplo en el mundo de los insectos, y probablemente el más extraordinario, es el escarabajo bombardero. Este insecto posee un aparato de defensa sofisticado, que consiste en disparar una mezcla caliente (212° F / 100° C) y nociva de sustancias químicas por una boquilla giratoria especial dispuesta en su parte trasera, en la cara de los depredadores tales como roedores, pájaros, ranas, u otros insectos.

Animales: Gatos y Reptiles

De los numerosos ejemplos de estructuras de defensa/ataque en el mundo animal, los más obvios serían el león carnívoro, el tigre y otros grandes felinos (guepardo, lince, etc.). Cabe señalar sin embargo, que estas criaturas no dependen exclusivamente de una dieta carnívora pues hay casos de grandes gatos que son capaces de sobrevivir con una dieta vegetariana en situaciones de carestía de carne en los zoos.5

Muchos animales en el mundo de los reptiles también nos dan excelentes ejemplos de estructuras de defensa/ataque. Los camaleones tienen la capacidad para chasquear la lengua en sólo fracciones de segundo para capturar a sus presas. Los cocodrilos y caimanes tienen mandíbulas poderosas, y las serpientes poseen colmillos venenosos o bobinas mortales. La anaconda puede matar toros y tapires fácilmente con su gran fuerza muscular.6

Estos sólo son algunos ejemplos de estructuras de defensa/ataque encontrados en todo el mundo. Una observación cuidadosa de las plantas y los animales de cualquier región, permite detectar éstas y otras estructuras de defensa/ataque.

Según la Biblia... ¿Por qué es así el mundo?

La respuesta bíblica al argumento basado en las estructuras de defensa/ataque es que la teología de Darwin y Attenborough se basa en una importante suposición: que el mundo es hoy tal y como siempre ha sido. La Biblia, ya en Génesis 3, deja claro que no es así.

El mundo (y de hecho el universo) era originalmente perfecto. En Génesis 1 se afirma seis veces que lo que Dios había hecho era "bueno" y la séptima vez que "Dios vio todo lo que había hecho, y he aquí que era bueno" (Génesis 1:31). Un Dios perfecto no podría hacer nada que no lo fuera. De hecho, Moisés, quien también escribió el Génesis, declaró en Deuteronomio 32:4 que todas las obras de Dios son perfectas. La creación original era perfecta, pero al observar el mundo que nos rodea podemos ver que ha habido un cambio drástico. El cambio fue consecuencia de la caída del hombre, un evento que alteró radicalmente el mundo.

Cuando el primer hombre, Adán desobedeció a su Creador, toda la creación fue maldita, y entraron en el mundo la enfermedad, los padecimientos, el dolor, el sufrimiento y la muerte.

El mundo original no había parásitos que destruyeran los ojos de los niños. No había en ningún lugar esa naturaleza "roja de dientes y garras". La muerte y el sufrimiento del pasado y del presente son el resultado del pecado del hombre y la rebelión contra Dios. Cuando el primer hombre, Adán, desobedeció a su Creador, toda la creación sufrió la maldición, y entraron en el mundo la enfermedad, los padecimientos, el dolor, el sufrimiento y la muerte.

Cuando Dios habló a Adán, le dijo: "Por cuanto has escuchado la voz de tu mujer y has comido del árbol del cual te ordené, diciendo: “No comerás de él”, maldita será la tierra por tu causa con trabajo comerás de ella todos los días de tu vida. Espinos y abrojos te producirá, y comerás de las plantas del campo. Con el sudor de tu rostro comerás el pan hasta que vuelvas a la tierra, porque de ella fuiste tomado; pues polvo eres, y al polvo volverás. "(Génesis 3: 17-19).

Dios también le dijo a Eva, "En gran manera multiplicaré tu dolor en el parto con dolor darás a luz los hijos; y con todo, tu deseo será para tu marido, y él tendrá dominio sobre ti."(Génesis 3:16).

Y previamente, la Biblia recoge lo que Dios dijo a la serpiente: "Y el Señor Dios dijo a la serpiente: Por cuanto has hecho esto, maldita serás más que todos los animales, y más que todas las bestias del campo; sobre tu vientre andarás, y polvo comerás todos los días de tu vida "(Génesis 3:14). Así que, en esencia, hubo varios cambios en la caída.

Esto no es sólo una doctrina del Antiguo Testamento. El Nuevo Testamento recoge nuevamente la inseparable conexión entre el estado del mundo y la condición del hombre. En Romanos 8:22-23, Pablo dice, "Pues sabemos que la creación entera a una gime y sufre dolores de parto hasta ahora. Y no sólo ella, sino que también nosotros mismos, que tenemos las primicias del Espíritu, aun nosotros mismos gemimos en nuestro interior, aguardando ansiosamente la adopción como hijos, la redención de nuestro cuerpo"

Aunque el mundo ha sido maldito a causa de la rebelión del hombre en Adán, llegará un día -el día de la "redención de nuestro cuerpo" (Romanos 8:23) - en el que, en el momento de la resurrección del pueblo de Dios, el mundo también será liberado de la maldición. En Romanos 8, Pablo deja claro que el alcance de esta maldición abarca toda la creación.

Al considerar las estructuras de defensa/ataque en el reino animal o vegetal, debemos hacerlo en el contexto de una teología verdaderamente bíblica. Recordemos las enseñanzas claras de la Escritura.

El hombre y los animales fueron creados originalmente como vegetarianos (Génesis 1:29-30). A lo largo de Génesis 1 El Señor afirma repetidamente que el orden creado era "bueno" y luego en Génesis 1:31, "muy bueno". Por lo tanto, "la naturaleza, roja de dientes y garras" no era parte de la creación original de Dios.

En el versículo 30, Dios dice explícitamente: "Y a toda bestia de la tierra, a toda ave de los cielos y a todo lo que se mueve sobre la tierra, y que tiene vida, les he dado toda planta verde para alimento." Literalmente en el hebreo, la frase "en la que hay vida" es nephesh chayyah. Esta frase se traduce como "alma viviente" y se usa en Génesis 1: 20-21 y Génesis 2: 7 al referirse al hombre y los animales. Sin embargo, esta frase no se usa nunca en referencia a las plantas (o invertebrados), destacando así la diferencia entre la vida vegetal y la vida humana y animal.

La maldición en Génesis 3 provocó un cambio importante en los animales y en las plantas. Los animales fueron malditos; Génesis 3:14 dice: "Tú, maldita serás más que todos los animales y más que todas las bestias del campo [énfasis añadido]" Las plantas también fueron malditas; Génesis 3: 17-18 dice: "Maldita será la tierra por tu causa; con dolor comerás de ella todos los días de tu vida. Espinos y abrojos te producirá, y comerás de las plantas del campo. (Existen evidencias de que las espinas se forman a partir hojas alteradas.7)

No fue sino hasta después del Diluvio que Dios permitió al hombre comer carne (Génesis 1: 29-30, Génesis 9: 3).

Posteriormente en la Escritura el profeta Isaías menciona a un tiempo futuro cuando se revertirá la maldición: "El lobo morará con el cordero, y el leopardo se echará con el cabrito; el becerro, el leoncillo y el animal doméstico andarán juntos, y un niño los conducirá." (11:6). "El lobo y el cordero pacerán juntos, y el león, como el buey, comerá paja, y para la serpiente el polvo será su alimento. No harán mal ni dañarán en todo mi santo monte —dice el Señor." (65:25).

El libro de Apocalipsis habla de un tiempo en el que desaparecerá la maldición (22:3) y no habrá más dolor, el sufrimiento o la muerte (21:4).

La Biblia nos proporciona un contexto en el que interpretar las estructuras de defensa/ataque.

Dos perspectivas importantes para entender estructuras de defensa/ataque bíblicamente

Existen principalmente dos alternativas que pueden explicar fácilmente las estructuras de defensa/ataque desde una perspectiva bíblica: (1) los mecanismos actuales de defensa y en ataque no se usaban originalmente para tal propósito, y (2) los características diseñas de las estructuras de defensa/ataque fueron añadidas por Dios como resultado de la Caída.

La primera opción -los mecanismos actuales de defensa y en ataque no se usaban originalmente para tal propósito- indica que las estructuras de defensa/ataque eran usadas para funciones diferentes antes de la Caída. Otra forma de considerar esta perspectiva es decir que el diseño era el mismo pero la función era diferente.

Tomemos un ejemplo: los dientes afilados. Cuando vemos animales con dientes afilados, solemos interpretar estos dientes suponiendo que el animal es un carnívoro. Cuando los científicos encuentran fósiles de criaturas con dientes afilados, también interpretan este hecho como un indicio de que el animal era un carnívoro. Pero, ¿es esa una interpretación correcta? En realidad no. Los dientes afilados en un animal indican una sola cosa: que el animal tiene dientes afilados.

Hoy en día, los animales que poseen dientes afilados no los usan necesariamente par desgarrar a otros animales. Por ejemplo, el panda gigante tiene dientes muy afilados, sin embargo, se alimenta exclusivamente de brotes de bambú. Asimismo, el murciélago de la fruta, cuyos dientes a primera vista podrían indicar una dieta carnívora, come principalmente frutas. La Biblia enseña que los animales fueron creados para ser vegetarianos (Génesis 1:30); por lo tanto, debemos tener cuidado de no asumir qué come un animal juzgando únicamente en base sus dientes.

Esta explicación también puede ser válida para otras estructuras de defensa y ataque. Las garras podrían haber sido utilizadas para agarrar alimentos vegetales o para trepar por las ramas. Y la lengua del camaleón podría haber sido utilizada para alcanzar alimentos vegetales, etc. Esta perspectiva tiene la ventaja de no tener que sugerir que Dios diseñó una estructura o sistema característico dañinos para otra criatura viviente de Su creación.

Es evidente que en lo que concierne a las estructuras productoras de seda en las arañas, es difícil establecer una función alternativa para estas glándulas, aunque se han observado que las arañas atrapan e ingieren polen.8 Sin embargo la evidencia parece indicar que tales estructuras están diseñadas así para atrapar efectivamente cosas como insectos. Sin embargo, es posible que simplemente ignoremos la función inofensiva original de estas estructuras.

En consecuencia, muchos han sugerido que el hecho de que algunas criaturas continúan comiendo plantas, indica en realidad que los hábitos depredadores llegaron por causa de una alteración funcional. Los osos comúnmente comen alimentos vegetarianos. Se han documentado casos de lobos y buitres que rechazan comer carne.9

Incluso los virus (portadores genéticos que infectan a un huésped con resultados casi siempre perjudiciales) pueden haber sido usados en un papel diferente y beneficioso antes de la Caída. Del mismo modo, las bacterias dañinas pudieran haber tenido un propósito diferente y mejor que su función actual.

Sin embargo, esta perspectiva tiene algunas deficiencias, sobre todo cuando la aplicamos a la totalidad de la estructuras de defensa/ataque. Uno de estos problemas es el de las espinas. Se puede argumentar que los árboles, arbustos, etc., utilizan espinas únicamente como un mecanismo de defensa. Pero la Biblia indica que las espinas y cardos son un resultado de la caída (Génesis 3:17-19). Así que, de hecho, algo cambió en la maldición.

Espinas y Cardos

Esta primera perspectiva evita que Dios sea el diseñador de las estructuras de defensa/ataque en un mundo perfecto con el propósito de dañar algo que estaba vivo.

La segunda perspectiva (que las estructuras de defensa/ataque fueron incorporadas por Dios como resultado de la Caída) implica que hubo alteraciones tras la caída para permitir la adquisición de tales estructuras de defensa/ataque. Para se más claros, éste fue el resultado del pecado del hombre, no el diseño original de Dios, y las consecuencias del pecado aún permanecen hoy. Tal "diseño maldito" procede de la inteligencia de Dios como un castigo por la desobediencia del hombre, la mujer, y la serpiente. Esta segunda perspectiva explicaría mejor algunas cosas como los dientes afilados, las garras, las glándulas especiales que producen la seda de la araña, etc.

Existe cierto apoyo para este punto de vista en las Escrituras, pues sabemos que las plantas se han hecho de tal manera que ahora algunas de ellas tienen espinas (una forma modificada físicamente) y que la forma de la serpiente cambió para arrastrarse sobre su vientre (una forma modificada físicamente). Dado que el cambio no fue físico pero sí fue heredado por la descendencia, entonces tuvo que haber habido alteraciones genéticas. Algunos de estos cambios podrían haber sido inmediatos, y otros podrían haberse manifestado más lentamente.

En cualquier caso, el mapa genético de estos sistemas debe haber cambiado para que las estructuras de defensa y ataque se hicieran evidentes. Si tenemos en cuenta que Dios conoce el futuro es posible que, en este escenario, estas estructuras estuvieran ya latentes en el código genético de estas criaturas en el momento de la creación y se "activaran" en la caída.

Otra posibilidad es que Dios rediseñara las criaturas después de la caída para añadir características tales como las estructuras de defensa y ataque. Por lo tanto, ésta última posibilidad aún permite que la existencia de tales características latentes en el diseño siga siendo algo "muy bueno." Sin embargo, ya que las estructuras de defensa/ataque son un recordatorio de un mundo maldito por el pecado, lleno de muerte y sufrimiento, sería más probable que se tratara de un cambio añadido en la caída en lugar de algo simplemente latente.

Los pasajes de la Escritura que aportan un apoyo implícito a este punto de vista son los que indican que después de la caída, el hombre iba a conocer el dolor y la dureza del trabajo y que eventualmente iba a morir (Génesis 3:19). El ser humano iba a experimentar ciertos cambios biológicos. El dolor y el sufrimiento en el parto son una consecuencia directa de la caída, así también la serpiente ha experimentado un rediseño radical tras su rebelión. Así que esta opción general puede ser la mejor de las dos, a pesar de que no podemos ser dogmáticos.

Conclusión

Ambas perspectivas bíblicas explican los cambios que se produjeron cuando el hombre pecó y el mundo cayó de un estado ideal a uno imperfecto, y por tanto ambas posturas tienen elementos positivos. Pero la Biblia no define específicamente si fue de una u otra manera. De hecho, podría haber aspectos que pudieron haber sucedido tanto de una como de otra forma. No todas las criaturas provistas de estructuras de defensa/ataque requieren la misma explicación. En algunos casos puede tratarse de funciones previamente existentes que han sido adaptadas, mientras que en otros casos todo parece indicar que estamos ante mecanismos que se crearon después de la Caída.

En cualquier caso, la acusación de que un Dios amoroso y perfecto creó el mundo tal y como lo vemos hoy ignora las enseñanzas bíblicas en relación con los resultados de la maldición. La mejor forma de entender la razón de la presencia de las estructuras de defensa/ataque en el mundo de hoy es como un recordatorio de que el mundo está maldito por el pecado y que todos somos pecadores y necesitamos de un Salvador.

Después de la caída, Dios actuó con justicia. Hizo lo que era correcto. Pero durante en las maldiciones en Génesis 3, Dios hizo algo que sólo un Dios amoroso haría; adelantar la primera profecía de redención. Dios prometió un Salvador. Génesis 3:15 dice: "Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; Ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar".

El que aplastaría la cabeza de la serpiente nacería de una virgen, la semilla de una mujer. Esta es la primera de muchas profecías de Jesucristo como procedente de la semilla de una mujer de un nacimiento virginal. Fue realmente un Dios amoroso y misericordioso, el que vino a la Tierra en forma de hombre y murió por nosotros y pagó la pena de nuestros pecados en la cruz.

Las estructuras de defensa/ataque deberían recordarnos que cuando Dios dice que algo va a suceder, sucede. Cuando aceptamos a Cristo como Salvador, eso significa que un día disfrutaremos de la vida eterna en un mundo en el que no habrá maldición ni muerte ni sufrimiento ni dolor (Apocalipsis 21:4, 22:3)

Referencias : 
  1. From “In Memoriam” by Alfred Lord Tennyson, 1850.
  2. From M. Buchanan, Wild, wild life, Sydney Morning Herald, The Guide, p. 6, March 24, 2003.
  3. Y. Forterre et. al., How the Venus flytrap snaps, Nature 433(7024): 421–5, 2005, found online at www.nature.com/nature/journal/v433/n7024/abs/nature03185.html; How a Venus flytrap snaps up its victims, New Scientist, January 29, 2005, found online at www.newscientist.com/channel/life/mg18524845.900-how-a-venus-flytrap-sna....
  4. G. De Luca and A.D. Rey, Biomimetics of spider silk spinning process, pp. 127–136, Design and Nature III: Comparing Design in Nature with Science and Engineering, Vol. 87 of WIT Transactions on Ecology and the Environment, C.A. Brebbia, ed., WIT Press, 2006; See also en.wikipedia.org/wiki/Spider_silk.
  5. D. Catchpoole, The lion that wouldn’t eat meat, Creation 22(2):22–23, March 2000.
  6. H. Mayell, Anaconda expert wades barefoot in Venezuela’s swamps, National Geographic News, March 13, 2003; found online at http://news.nationalgeographic.com/news/2002/04/0430_020503_anacondaman.....
  7. S. Carlquist, Ontogeny and comparative anatomy of thorns of Hawaiian Lobeliaceae, American Journal of Botany, 49(4): 413–419, April 1962.
  8. Nature Australia 26(7):5, Summer 1999–2000.
  9. Ref. 5; D. Catchpoole, The “bird of prey” that’s not, Creation 23(1):24–25, December 2000.
Publicación Original: 

The New Answers Book - How Did Defense/Attack Structures Come About? - February 18, 2014

Agradecimientos: 

Theme by Danetsoft and Danang Probo Sayekti inspired by Maksimer