You are here

El Evolucionismo en apuros

Silvano Borruso es ingeniero agrónomo y desde 1960 ejerce la docencia en la Strathmore School, en Nairobi (Kenya). Su dedicación vocacional al pensamiento filosófico le ha llevado a ser traductor de San Agustín y de Santo Tomás. La obra que presentamos a continuación, El evolucionismo en apuros, no es tanto fruto de una especialización profesional, sino el cúmulo de pequeñas inquietudes intelectuales en torno al evolucionismo. El propio autor confiesa que todo empezó con pequeñas objeciones al evolucionismo que recogía en papeles sueltos para luego exponerlas a sus alumnos. Con el tiempo las dudas y los contra argumentos se fueron acumulando. Por fin, el material ha dado para todo un libro que muchos editores no se atrevieron a publicar. La editorial Criterio Libros se ha lanzado a la aventura de proponer un texto en el que, como mínimo, el lector encontrará argumentos que no se suelen leer y menos pensar.

La obra empieza con un “Status questionis”. En ella se constata que la teoría evolucionista sigue siendo eso, una teoría. Sin embargo es una teoría que ha adoptado el postulado de principio insdiscutible, por buena parte de la comunidad científica. Empero, esta postura es fundamentalista pues no se quiere dejar espacio a la más mínima duda sobre la toería. Más aún normalmente el propio término “evolución” constata el autor sólo es utilizado por la comunidad científica cuando se habla al público profano. Por el contrario en el quehacer diario de la comunidad científica se opera siempre como si la realidad fuera estática y no sometida a evolución.

Sigue al “Status questionis”, una parte titulada “Problemas imaginarios”. En esta breve parte, se propone que el “evolucionismo” no es un problema científico, sino esencialmente filosófico pues exige determinar si la metria es creada o es eterna, si las sustancias son inmutafres o si puede darse un “transformismo” de las sustancias. Además propone el autor las consecuencias teológicas del evolucionismo, cuando es utilizado contra el fundamentalismo bíblico propiamente protestante. Así descubre que el “evolucionismo” las más de las veces es un conjunto de argumentos que no responden a una vocación científica hacia la verdad, sino un odio a la fe. Por último, en esta parte, se quiere descubrir que el agarrase a la cuestión evolucionista es por la ausencia de una capidad por explicar el mundo y su formación de otra forma.

Por fin, en una tercera y más extensa parte, titulada “Problemas reales”, el autor expondrá sus objeciones a la teoría evolucionista. Se suceden en la exposición todos aquellos “problemas” que el evolucionismo no ha podido afrontar. En primer lugar el paso del mundo orgánico al inorgánico. Hasta ahora toda explicación sobre la aparición de la vida ha quedado en meras suposiciones sin otro fundamento que la imaginación. Ante ello, la mayoría de científicos han optado por una lacónica teoría de la “generación espontánea”. En el capítulo dedicado a analizar la teoría de la generación espontánea es donde Borruso despliega los argumentos más contundentes y la lógica más aplastante. Seguidamente, en otro capítulo, se analiza los problemas para intentar explicar la aparición del ADN por “generación espontánea”. Los problemas para defender esa teoría no sólo son bioquímicos, sino que además, el ADN es un código y todo código exige una programación. A continuación Borruso revisará los problemas morfológicos y anatómicos que plantean las teorías evolucionistas. Lo que muchos evolucionistas solucionan en un abrir y cerra de ojos debe ser sometido a cuidadoso análisis. Por ejemplo la evolución de ciertos huesos que permiten oir que pasan -con el tiempo- a ser parte de la mandíbula. Esta “transformación en el tiempo”, podría dejar a ciertos animales varios cientos de miles de años sin comer. Un argumento contundente en el que, por cierto, los evolucionistas no suelen caer. Así a lo largo de varios capítulos se van recogiendo objeciones e ingeniosas argumentaciones sobre temas geológicos, paleontológicos o radiométricos.

Este libro es especialmente recomendable para todos aquellos que en algún momento de su vida se han cansado de ver como el evolucionismo era utilizado como un arma contundente contra la fe. Aunque sospechosamente el propio evolucionismo no deja de ser una “fe” más fundamentalista. También hemos de advertir que el libro es de divulgación y el lector no debe esperar argumentos complejos que exijan conocimientos científicos superiores.

Ficha técnica

Título: El Evolucionismo en apuros

Autor: Silvano Borruso.

Editorial: Criterio Libros, 2001

ISBN: 8495437023

Theme by Danetsoft and Danang Probo Sayekti inspired by Maksimer