You are here

¿Surgió la música por evolución?

David Coppedge, Graduado en Física (con honores)

En 2008 la revista Nature publicó una serie de nueve artículos sobre música. El más reciente, de Josh McDermott, psicólogo en la Universidad de Minnesota, pregunta cómo pudo haber surgido la música por evolución1. El tema, con variaciones, es que nadie lo sabe.

La música es un rasgo singularmente humano. Los cantos de las aves y las llamadas de los animales, aunque para nosotros sean musicales, no parecen tener una función conducente a la apreciación de la música para los animales mismos. Los grandes simios no tienen nada así. McDermott expone la cuestión en su primer párrafo:

Nos parece que comprendemos por qué somos impulsados a comer, a beber, a practicar el sexo, a hablar, etcétera, basándonos en indiscutibles funciones de adaptación de estos impulsos. El impulso a involucrarse en la música, un impulso del que se puede sostener que está igual de extendido en nuestra especie, no tiene una explicación tan directa. La música era una conducta humana de la que Charles Darwin sentía incertidumbre de poder explicarla, escribiendo en La Descendencia del Hombre, y la Selección en Relación con el Sexo: “Por cuanto ni el goce ni la capacidad de producir notas musicales son facultades de la menor utilidad para el hombre ... deben catalogarse entre las más misteriosas de aquellas de las que está dotado”.

Con el acceso a todos los últimos conocimientos de biólogos y psicólogos evolucionistas, ¿acaso no pudo McDermott sugerir al menos un ensayo de explicación? No: “El origen de la música ha seguido constituyendo un enigma en los años que han transcurrido, aunque no faltan especulaciones acerca de esta cuestión”. La especulación es cosa barata. La ciencia demanda un conjunto más convincente de datos.

McDermott repasa la lista de respuestas breves: atraer a la pareja, calmar bebés, un resultado indirecto de la evolución del lenguaje (lo que se limita a originar dos problemas). “Estas propuestas corren el riesgo de ser mayormente historias del tipo “Érase una vez”, porque hay pocos datos con los queponer a prueba o acotar las teorías.” No tenía mucho más que decir aparte de sugerir formas en las que futuros estudios pudieran sugerir posibles respuestas.

Como conclusión, designó a la música como un “enigma persistente” que puede que nunca reciba una explicación evolutiva.

La música es universal, un elemento significativo de todas las culturas conocidas, y sin embargo no sirve a una función obvia, no discutible. Como tal está en contraste con otras conductas humanas universales. Las especulaciones acerca de sus posibles funciones de adaptación han sido populares desde los tiempos de Darwin, y muestran pocas señales de resolución. Los planteamientos empíricos ofrecen una alternativa prometedora. No hay garantía alguna de que vaya nunca a surgir una explicación completa del origen de la música; de hecho, tal cosa parece totalmente improbable hoy día. Sin embargo, los experimentos correctos revelarán mucho —acerca del fondo innato de la conducta musical, de los rasgos que pudieran ser exclusivos de la música, y del posible origen de aquellos componentes que no lo sean. Todo lo cual promete enriquecer nuestra comprensión de esta obsesión humana.

Así, su coda repite el tema allargando en menor.

Referencias : 
  1. Josh McDermott, «The evolution of music», Nature 453, 287-288 (15 de mayo de 2008) | doi:10.1038/453287a.
Agradecimientos: 

Theme by Danetsoft and Danang Probo Sayekti inspired by Maksimer