You are here

Presentaciones

En esta sección se ofrecen 45 presentaciones que pueden ser visualizadas en linea o descargadas en formato Powerpoint

  • Diseño Inteligente

    Antes de la segunda mitad del siglo XIX, la mayoría de los científicos eran investigadores que creían firmemente que toda la naturaleza había sido creada por un Experto Diseñador. En otras palabras, los pioneros que establecieron el fundamento de la ciencia moderna eran creacionistas.

    William Paley (1743-1805), en su obra clásica de 1802, Natural Theology (La Teología Natural), resume el punto de vista de los científicos de su tiempo. Él sostenía que las estructuras cuidadosamente diseñadas que vemos en el mundo, apuntan con toda claridad hacia un Diseñador: "Si vemos un reloj, sabemos que existió alguien que lo diseñó y fabricó; sería absurdo creer que el reloj se formó a sí mismo".

    Esto es lo que se conoce como el “argumento del diseño” y sostiene que todo lo que nos rodea (el universo, el mundo y los seres vivos), necesariamente fueron diseñados, y que no son el producto de la casualidad.

  • El Arqueópterix

    El Arqueoptérix (ala primitiva), es un fósil con cabeza, cuello y cuerpo de reptil tipo lagartija; y con alas extendidas de ave, con tres dígitos en cada una. Los evolucionistas lo presentan como el eslabón perdido entre los reptiles y las aves, lo cual es extraordinario, pues si así fuera, sería el único fósil transicional encontrado, entre cientos de millones estudiados.

    Medía unos 35 cm (como un cuervo), tenía una cola ósea con plumas gruesas, y las plumas de las alas eran asimétricas, como las de las aves voladoras actuales. “Es la única criatura con la que los evolucionistas pretenden apenas esbozar algo que semeje un argumento (a favor de la evolución).” Duane Gish, Evolution, 1985, p. 110.

    Sus 10 fósiles, proceden todos de la cantera caliza de Dorr, en Solnhofen, Alemania, correspondiente al periodo Jurásico, supuestamente de hace 150 millones de años; y fueron vendidos entre los años 1861 y 1988, al Museo Británico y al Museo Humbolt de Berlín, Alemania. Uno es de una pluma, otro de un pájaro sin cabeza, y sólo dos están completos.

  • El Carbono 14

    Willard F. Libby (1908-1980) premio Nobel de Química (1960), descubrió en 1946, el método de fechado con el radioisótopo Carbono-14. El Carbono 14 que es diferente al Carbono 12 estable, es producido naturalmente, por la fisión (fractura) del Nitrógeno 14, provocada por los rayos cósmicos. Libby, W. F. (1946). Physics Review, 69:  pp. 671-672.

    Como a los 12 minutos de haberse producido en la atmósfera, el Carbono 14 se transforma en CO2 (bióxido de carbono) radiactivo (con radio-Carbono 14), y así es integrado a las plantas durante la fotosíntesis, y a través de ellas, a los herbívoros, y por ellos, a los carnívoros y el resto de los seres vivos, donde al morir, el C14 decae sin ser reemplazado.

    Por eso es que a los organismos muertos, teóricamente, se les puede calcular su edad (antigüedad) detectando la radiación de C-14 emitida por minuto, y por gramo de materia orgánica. Pero aunque esto suena sencillo y efectivo, en la realidad no lo es.

  • El Cataclismo Mundial

    Por encima de la roca fundida presente en el centro de la Tierra, hay una capa de basalto negro, a partir de la cual fluye la lava que sale por los volcanes; y encima del basalto, está la capa de granito que es el fundamento de toda la corteza terrestre y la plataforma continental, y sobre el cual se acumulan todos los estratos de roca sedimentaria.

    Charles Lylle (1797-1875), basándose más en su imaginación que en evidencias geológicas, propuso que la columna geológica formada por los estratos sedimentarios de la corteza terrestre, se formó lentamente, sin grandes cambios, y tal y como se sigue formando actualmente (1.6 cm por año). A esta escuela de pensamiento se le llama el Uniformitarianismo.

    Los evolucionistas afirman que los estratos con millones de fósiles, petróleo, gas natural y carbón; las conchas marinas en las cuevas de las más altas montañas; los profundos cañones con pequeños ríos en sus profundidades; y los escarpados acantilados de montañas formadas por grandes y sólidos bloques, son consecuencia de procesos lentos y graduales.

  • El Genoma

    En 1920, el profesor de botánica alemán, Hans Winkler, acuñó el término Genoma. El Genoma es la totalidad de la información genética que posee un organismo, tanto en los cromosomas del ADN nuclear, como en el ADN mitocondrial (transmitido exclusivamente por la madre, y formado por 16,000 nucleótidos).

    En 1868 el biólogo suizo Friedrich Miescher, identifica el ADN nuclear; y luego, el químico alemán Albrecht Kossel (Premio Nobel 1910), descubre los ácidos nucléicos. Albert Levan y Joe H. Tjio descubren en 1956 los cromosomas humanos; y entre 1975 y 1979, se descifra la secuencia del ADN y de los primeros genes humanos.

    En 2003 se descifró la secuencia del genoma humano que tiene como 3 mil millones de complicados eslabones químicos formados por letras o bases, colocadas en una secuencia precisa, correcta, y distintiva de la especie; así como entre 30 y 40 mil genes, unos dominantes y otros recesivos (que se expresan, o sólo se heredan a la siguiente generación).

  • El Hombre Mono

    Charles Darwin fue el naturalista inglés que desde hace apenas unos 150 años, popularizó la teoría de la evolución de las especies por selección natural, proveyendo una alternativa humanista y materialista de pensamiento sobre los orígenes de la vida, y proponiendo que todo fue hecho por obra y gracia de la casualidad, y por la “sabia naturaleza.”

    Por tanto, a pesar de la abrumadora evidencia de que el universo, la Tierra, y los seres vivos son producto de un extraordinariamente complejo diseño con propósito, función, simetría, belleza, etc., gran porcentaje de los científicos actuales, y una minoría de la población general, creen innecesaria la existencia de un Creador y Diseñador inteligente.

    Las teorías asociadas con la evolución, enseñan que la nada, un día espontáneamente, se convirtió en materia, y que las moléculas inertes, por sucesos al azar, se convirtieron en la primera bacteria, quien a la vez, por pura casualidad, y cambios evolutivos sin propósito, dirección, control, ni fin, se convirtió gradualmente en plantas, animales, y humanos.

  • El Hombre y el Simio

    La idea de que genéticamente somos 98 % similares a los chimpancés, 97% a los gorilas y 96% a los orangutanes, ha sido muy difundida; pero a partir de que se descifró el genoma humano (2003), y el del chimpancé (2005), recientes hallazgos de genómica, ciencia que estudia los genes, y de biología molecular, descartan que haya parentesco entre ellos.

    Carlos Darwin, supuso que por el sólo hecho de que todos ellos tienen cabeza, tronco, extremidades, 5 dedos, y órganos y sistemas parecidos, necesariamente implicaba que los simios y los humanos, eran parientes y descendientes lejanos de un ancestro común..

    Él confiaba que en un futuro cercano, se encontraría el “eslabón perdido” que probaría su teoría; pero la realidad fue que, al igual que en todas las demás especies, después de buscarlas exhaustivamente por más de 150 años, nunca se encontró ni una de las miles de formas transicionales fosilizadas, que eran necesarias para probar la teoría de la evolución.

  • El Lenguaje de la Vida

    ¿Cómo le comunica un organismo a su descendencia toda la información que necesita para desarrollarse, madurar, y multiplicarse? ¿Cómo sabe el organismo qué proteínas necesita
    fabricar para poder respirar, alimentarse, funcionar, y reproducirse? ¿Cómo inicia, controla, y sabe cuando finalizar la producción de sus proteínas?

    Toda la información necesaria, equivalente a unos 500 libros enciclopédicos, está detalladamente codificada en el ADN (ácido desoxirribonucleico) del núcleo celular, mediante un lenguaje especial, escrito en dos renglones paralelos, y con una infinidad de combinaciones de sus únicas cuatro letras o nucleótidos (A,T,G,C), que son comunes a todas las especies.

    Lo maravilloso es que aunque por ejemplo, muchos tienen los códigos (miles de genes) que ordenan y controlan la formación del ojo y sus anexos, nunca, a un perro le sale un ojo de mosca, porque, aunque su código usa el mismo alfabeto, la información en cada ser vivo, está escrita en “idioma” diferente. Esto comprueba que no son parientes.

  • El Manifiesto

    El Manifiesto del evolucionista dice:

    “(El humano) se encuentra solo en el universo, con singulares potencialidades y entendimiento, y como el producto de un largo proceso material, inconsciente e impersonal. Esto no se lo debe a nadie, sino a sí mismo, y por lo tanto, es responsable sólo ante sí mismo, y debe decidir su propio destino.”

    George G. Simpson.

  • El Micro Big Bang

    El hombre, sigue buscando incansablemente, la respuesta a sus orígenes. En su afán por descubrir el misterio de la creación del universo, el Centro Europeo de Investigación Nuclear (CERN) ha inaugurado oficialmente el experimento más grande de la historia de la humanidad.

    Tal experimento les permitirá "viajar en el tiempo" y recrear las condiciones del universo justo después de la gran explosión o "Big Bang", que según muchos científicos, fue lo que dio origen al universo.

    Participarán 1.800 físicos de 37 países. El experimento consiste en detectar las interacciones de protones lanzados a una velocidad cercana a la luz, los cuales chocarán entre sí a energías nunca antes producidas en la tierra.

  • El Origen de la Vida

    Desde los albores de la humanidad, sabemos que la única diferencia entre un cadáver íntegro, con iguales huesos, músculos, nervios, y piel, y nosotros, es que en nosotros hay vida y en el cadáver, no.
    También sabemos que si nuestro cuerpo se deshidrata, ya sea en siglos en el sepulcro, o en minutos al incinerarse, igual se transforma en un puñado de polvo o cenizas.

    Todas las culturas antiguas sabían, aceptaban y dejaron por escrito, que sólo Dios pudo transformar el polvo y el agua inertes, en un molde de barro, y en un ser vivo.

    Fue hasta el oscurantismo de la Edad Media (siglos V al XV d.C.) que por ignorancia, se empezó a creer en la generación espontánea de la vida: Que de la fruta o carne podrida se originaban hongos, gusanos, y moscas; que trapos sucios podían originar ratones; que del bambú se originaban pulgones; y que del fango de los ríos, se originaban peces, sapos, y víboras (Aristóteles 384 d.C. y Jean Baptiste Van Helmont 1577 d.C.).

  • El Polvo

    Plantas, animales y humanos, están formados por materia. La materia (lo que tiene masa y ocupa un lugar en el espacio) está compuesta por átomos formados por partículas subatómicas como los neutrones y protones del núcleo, y los electrones de sus órbitas. Hay átomos de unos 115 elementos químicos diferentes, 92 de ellos presentes en la naturaleza.

    La unión de dos o más átomos forman una molécula (como el agua: H2O), y la molécula formada por dos o más átomos de elementos distintos se llama compuesto. Los compuestos orgánicos, son aquellos cuyo elemento principal es el carbono. Son combustibles (se queman o funden por debajo de los 300°C), liberando agua, CO2, y cenizas (Carbón).

    Todos los seres vivos, al morirse, ya sea en la tierra o en el agua (mar, lagos, etc.), se pudren, desintegran, pulverizan, y transforman en compuestos y elementos biogenésicos (capaces de ser usados para formar seres vivos). Hay unos 70 elementos químicos que en infinidad de combinaciones, forman biomoléculas (moléculas propias de los seres vivos).

  • Homología

    Encontrarles parecido a unos seres vivos con otros, es menos fácil que identificar las muchas diferencias que hay entre ellos. La teoría evolucionista de las similitudes (homologías), afirma que los organismos que se parecen porque tienen cabeza, tronco y extremidades; o funciones y órganos (hígado, corazón, etc.) similares, descienden de un ancestro común.

    Los siete huesos (vértebras) del cuello humano, corresponden a las mismas siete vértebras (aunque mucho más grandes), del cuello de la jirafa; por lo tanto, aunque haya obvias diferencias en otros aspectos, ambos organismos se consideran homólogos y descendientes de un ancestro común.

    R. Milner, Encyclopedia of Evolution, 1990, p.218.

  • La Célula

    La Citología es la ciencia que estudia las células. La célula es la unidad morfológica y funcional de todo ser vivo: la estructura de menor tamaño que puede considerarse viva, y capaz de actuar en forma autónoma. Hay seres vivos unicelulares, como la Amiba, y pluricelulares, como el humano con 75 mil millones de células, de 200 tipos diferentes.

    Robert Hooke (1635-1703), descubrió la primera célula, en el corcho de la corteza del árbol del alcornoque; Antón Van Leewenhoek (1632-1723), los microorganismos unicelulares (bacterias y protozoarios), los glóbulos rojos, y los espermatozoides; Robert Brown (1773-1858), el núcleo celular; y Johannes Purkinge (1787-1869), el citoplasma celular.

    En el tiempo de Charles Darwin (1809-1882), se creía que la célula era un acumulo de protoplasma, con un núcleo y una membrana, algo así como lo que nosotros apreciamos a simple vista en un huevo: Yema (núcleo), clara (protoplasma) y membrana. Poco después se descubrió que se podía extraer y separar la yema, y que ésta también tenía membrana.

  • La Columna Geológica

    Tras la muerte del geólogo escocés James Hutton (1726-1797), fundador de la geología, Charles Lylle (1797-1875), en su libro Principios de Geología, propuso que la corteza terrestre estaba formada por una columna geológica, dividida en 4 Eras, y subdividida en varios estratos llamados periodos, secuencialmente depositados, unos encima de los otros.

    Primero, la era Precámbrica (Arcaica, Proterozoica), casi sin fósiles. Luego, 3 eras fosilíferas: La Paleozoica, con sus periodos Cámbrico, Ordovícico, Silúrico, Devónico, Carbonífero y Pérmico. Sigue la Mesozoica, con períodos Triásico, Jurásico, y Cretácico. Y la Cenozoica Terciaria (Eoceno, Mioceno y Plioceno), y Cuaternaria (Pleistoceno y Holoceno).

    “La cronología básica de la historia terrestre, fue establecida al identificar los diferentes estratos, y se basa en la presuposición de que los lechos inferiores fueron depositados primero, y que por lo tanto son más antiguos, mientras que los lechos superiores (más tardíos), son más jóvenes.”

    R. Milner, Encyclopedia of Evolution (1990), p. 421.

  • La Edad de la Tierra

    Son asombrosos todos los descubrimientos astronómicos que se han hecho en los últimos 50 años. En vez de un universo desordenado y en caos, los nuevos satélites espaciales han comprobado que todo está diseñado y maravillosamente conservado en perfecto orden, por leyes de física, aún no bien comprendidas.

    Se descubrió que hay infinidad de galaxias compuestas de billones de estrellas; y que aunque algunas se están separando rápidamente, aún permanecen tan cerca unas de las otras, irradiando hasta 1 millón de veces más energía que nuestro sol, que es imposible que tengan millones de años de antigüedad.

    Fred Hoyle, uno de los astrónomos más reconocido del siglo XX, aseguró que si el universo fuera tan viejo como los teóricos del Big Bang aseguran, ya prácticamente todo el Hidrógeno en el universo, se habría convertido en Helio. Sin embargo, el espectro estelar revela que aún abunda el Hidrógeno en las estrellas.

  • La Edad del Hielo

    La teoría del catastrofismo, apoyada por las evidencias geológicas, dice que después de un cataclismo mundial, que incluyó la rápida precipitación de una gruesa capa de vapor de agua que ejercía un efecto invernadero global en el planeta; y la modificación del eje terráqueo a 23.5°, aparecieron las estaciones del año, el arco iris, y las diversas zonas climáticas.

    “Fueron cantidades masivas de agua las que cayeron desde los cielos; pero aparentemente, también grandes cantidades de agua fueron liberadas de las profundidades de la Tierra. Es debido a esto, que actualmente tenemos tanta agua en nuestros océanos.”

    Creation Research Society Quaterly, Junio 1987, p. 27; y Septiembre 1987, p. 54.

  • La Eva Mitocondrial

    Estudios de Filogenia (Parentesco) molecular de los últimos 15 años, concluyeron que el ADN mitocondrial heredado exclusivamente por la madre (sin mezclarse con el del varón, como lo hace el ADN nuclear), comprueba que todos los seres humanos descienden de una sola y primer mujer llamada por ellos, “La Eva mitocondrial.”

    The American Journal of Human Genetics, Junio 2009.

    H. T. Band, y más recientemente A. Kondrashov y M. Kimura, confirmaron que las mutaciones dañinas mínimas adquiridas y heredadas en el ADN, se acumulan a través de las generaciones, sentenciando a todos los seres vivos a la eventual extinción. A esto H. J. Muller le llamó la carga genética o mutacional.

    Christopher Wills, Genetic Load, Scientific American, Marzo 1970, p.98.

  • La Explosión Cámbrica

    A partir de la segunda mitad del siglo XIX, se descubrieron cerros enteros de fósiles, como los lechos de Karro, África, que contienen unos 800 mil millones (billones) de vertebrados; los depósitos de ámbar del Báltico; y cientos de sitios más. De ellos, se han colectado, analizado, catalogado, y preservado en los museos, más de 200 millones de fósiles.

    Se llaman estratos fosilíferos a los que contienen fósiles (restos petrificados de plantas, animales, y humanos, o sus huellas). En el estrato Precámbrico (Era Proterozoica), difícilmente se encuentran fósiles de organismos unicelulares (algas verdiazules), perfectamente formados y funcionales (fotosíntesis). Pero no hay aparición gradual de la vida.

    G.M. Kay, E.H. Colbert, D.B. Kitts, Chris Peat, Will Diver, Nigel Henbest, New Scientist, Sept. 1983, y Oct. 1981.

  • La Falsa Explosión

    Según los evolucionistas, toda la materia se originó cuando “la nada” (¡sí! ¡La nada!), se acumuló y apretó en un puntito que de repente ¡Explotó! (Big Bang), liberando neutrones, protones y electrones, que salieron disparados en forma radial, lineal, centrífuga, y alejándose cada vez más unos de otros.

    Pero que, “quién sabe como”, espontáneamente y por casualidad... lograron acercarse, unirse y organizarse en miles de millones de átomos de Hidrógeno y Helio que... en un espacio sin estorbos, ni otras fuerzas (como la gravedad), en contra de todas las leyes de la física conocidas... lograron cambiar de dirección, organizarse en nebulosas que empezaron a girar sobre sí mismas (¿de dónde sacaron el “ímpetu angular” necesario para cambiar de dirección lineal a rotatoria?), y luego, progresivamente se condensaron (el aire o gas nunca se condensa ni solidifica por sí mismo)...

  • La Fuente de la Vida

    El agua cubre 72% de la superficie terrestre, y hay más de dos mil millones de metros cúbicos de agua en nuestro planeta. Y aunque diariamente caen como 136,000 litros de agua de lluvia, gracias al ciclo del agua, éstos se vuelven a evaporar

    El agua es maravillosa, y es llamada la fuente de la vida, pues por la palabra de Dios fue creada el agua donde se asienta la Tierra; y del agua fueron creadas las criaturas que se mueven y tienen vida. Sin ella no se llevan a cabo las funciones vitales. No es por casualidad, que tanto microbios, como plantas, y animales, estén formados en más de un 50%, por agua, y que más del 70% del cuerpo humano, es agua.

    El agua tiene sorprendentes y singulares cualidades, que no pudieron aparecer por casualidad, sino que fueron cuidadosamente diseñadas para que sustentaran la vida.

  • La Herencia

    Desde que el humano se hizo sedentario y aprendió a domesticar plantas y animales, se dio cuenta que las plantas, los animales y ellos mismos, transmiten ciertas características a sus descendientes que, aunque nunca los hacían idénticos a ellos, y hasta podían nacer muy diferentes, sí les permitían identificarlos inequívocamente, como miembros de su especie.

    Desde los manuscritos hebreos que datan de 1,500 a.C. (el Pentateuco), se afirma que los seres vivos sexuados, (plantas, animales y humanos), se reproducen y transmiten las características propias de su especie a la descendencia, a base de unir la simiente masculina con la femenina (gametos), y en el caso del ser humano, como en los demás mamíferos, depositando dentro de la mujer o la hembra, la simiente del hombre o macho, durante la unión sexual (coito).

  • La Huellas

    Se llaman fósiles a las huellas y restos mineralizados dejados por plantas, animales, y humanos; y preservados en las rocas sedimentarias (lodo petrificado). Se supone que entre el estrato fosilífero más profundo (Cámbrico), y el más reciente de la era Cenozoica (Terciario), pasaron 600 millones de años; y que el humano apareció hace 1 millón de años.

    Pero William J. Meister, Sr., en 1968, en una escarpada montaña de Antelope Springs, Utah, encontró (en rocas del Cámbrico) una huella de pié humano pisando Trilobites; y otra huella humana casi perfecta, de un pié derecho, con sandalia, que fue confirmada por los geólogos Dr. L. Burdick, y M. Carlisle.

    W. Meister, Sr., Why Not Creation? (1970).

    También en los estratos Carbonífero (supuestamente de hace 250 millones de años), y en el Jurásico (el de los dinosaurios, de hace unos 75 millones de años), se han encontrado huellas y restos humanos, confirmando que los sedimentos las cubrieron en poco tiempo; y que desde el principio, plantas, animales, y humanos, fueron contemporáneos.

  • La Ley de las Probabilidades

    ¿Qué probabilidades hay de que al lanzarla al aire, una moneda caiga con el águila hacia arriba? Una de cada dos.¿Qué probabilidades hay de que me saque la lotería? Muy pocas.¿Qué probabilidades hay de que en el póker, por pura casualidad, me salga una flor imperial tres veces seguidas? Ninguna.

    La probabilidad es la teoría matemática que permite calcular científicamente, la posibilidad de que bajo circunstancias relativamente estables, por puros sucesos al azar, ocurra un evento del que se conocen todos los resultados posibles. (Véase El surgimiento de la probabilidad ‘The Emergence of Probability’ de Ian Hacking para una historia de los inicios del desarrollo del propio concepto de probabilidad matemática).

    Se puede decir que a partir del desarrollo de las supercomputadoras a finales del siglo XX, que permiten hacer en pocos minutos, cálculos de probabilidades, manejando números de factores y variables extraordinariamente grandes, se enriqueció enormemente el valor práctico de la ley de las probabilidades.

  • La Reproducción Sexual

    La mayoría de las especies conocidas de plantas y animales (2 millones), al igual que el humano, son bisexuadas (con individuos de dos sexos: masculino y femenino) y con Dimorfismo sexual (el organismo del macho o varón, es diferente al de la hembra o mujer). La reproducción sexual, es la función más complicada llevada a cabo por cualquier ser vivo.

    Las plantas con flores, semillas, y frutos, se llaman Angiospermas. En la flor está el órgano masculino, Androceo (los estambres y su antera), y/o el femenino, el Gineceo (Pistilo y ovario), que producen los gametos masculinos (granos de polen), o femeninos (óvulo). Pueden ser hermafroditas (con ambos órganos sexuales), y fecundarse a sí mismas, o no.

    En las flores bisexuadas (que sólo tienen órganos sexuales masculinos o femeninos), la fecundación (polinización de los pistilos), es realizada por el aire, o con la contribución de algunos insectos, como las abejas; o aves, como los colibríes; desencadenándose así, el proceso de formación, crecimiento, y maduración del embrión hasta llegar al fruto maduro.

  • La Sabia Naturaleza

    El principal propósito de la teoría de la evolución, es dar una explicación naturista sobre el origen de la materia, de la vida, y de las especies, proponiendo que “la nada” un día se le ocurrió transformarse en materia, formando átomos sencillos como el Helio e Hidrógeno, que progresivamente se transformaron, por puros sucesos al azar, en todos los otros 90 elementos químicos naturales, y actualmente conocidos e incluidos, en la Tabla Periódica de los Elementos.

    Pero que entre los átomos de Helio con peso atómico 4.003 y el del Litio, con peso atómico 6.939, haya una brecha (no hay elemento con peso atómico 5). Y que entre el Litio y el Berilio, con peso atómico 9.012, haya otra brecha (ausencia de algún elemento con peso atómico 8), hace imposible la formación de los otros elementos.

    “En la secuencia del peso atómico, están vacíos los lugares correspondientes a los pesos atómicos 5 y 8; o sea que no hay átomos estables que tengan peso o masa atómica 5 y 8… La pregunta es entonces: ¿Cómo pudieron, durante el proceso de formación de los elementos por la captura de más neutrones, salvarse tales brechas?”

  • Las Calaveras

    La teoría de la evolución enseña que nuestro ancestro fue un hombre-mono, cosa que sobretodo a nivel genético y del ADN, ya se comprobó como imposible; pero aún así, en revistas científicas, libros de texto, y medios de comunicación masiva, se sigue enseñando esto, desde la escuela primaria hasta los centros de educación superior e investigación.

    La realidad es que cada vez que aparece un cráneo que se propone como representativo del supuesto hombre-mono, el análisis de sus características óseas, de su mandíbula y dientes, y sobre todo, de su capacidad craneana y tamaño aproximado de su cerebro, descartan que sea de un hombre-mono, pues o es definitivamente de simio, o de humano.

    "Los chimpancés y los gorilas adultos, tienen caras alargadas, arcos superciliares gruesos, poderosas mandíbulas, y contenidos craneanos pequeños; aunque los simios bebés, tengan cara plana, cráneo redondeado, y muchas otras características corporales parecidas a las de los humanos."

    R. Milner, Encyclopedia of Evolution (1990), p. 325.

  • Las Especies

    John Ray (1627-1705), fue el primer científico en reconocer la especie; Carl von Linne o Carolus Linnaeus (1707-1778), estableció la Taxonomía (sistema de clasificación de plantas y animales); la nomenclatura binominal de las especies; y la conclusión de que ni ahora ni antes, ha sucedido algún cambio (evolución) en las especies.

    Así, la contienda en cuanto al origen de la vida, se centró en el origen de las especies. Pero “Charles Darwin en realidad nunca expuso el origen de las especies en su libro”, Es más, si su teoría fuera correcta, no existirían especies distintas: sólo múltiples criaturas mal definidas, diferentes, y en transición.

    “El mismo Darwin, padre de la teoría de la evolución, en sus últimos días escribió:

    ‘Según esta teoría, deberían haber innumerables formas transicionales incrustadas en la corteza terrestre. ¿Por qué la naturaleza no se encuentra en total confusión, en lugar de estar formada por especies bien definidas?”

    H. Enoch, Evolution or Creation, 1966, p. 139

  • Las Leyes de la Naturaleza

    Todos los hombres y mujeres de ciencia, saben que el universo, el sistema planetario, la Tierra, y los seres vivos, existen y permanecen, gracias a que hay leyes físicas, químicas, biológicas, y más, que con extraordinaria eficiencia, mantienen todo funcionando con orden, armonía, y propósito. Los accidentes y la casualidad, violan las leyes y traen caos.

    Los astrónomos aún no han descubierto todas las leyes que rigen el universo, y se admiran cada vez más del orden con que los complicados sistemas de órbitas en galaxias, estrellas, planetas y lunas, funcionan, evitando colisiones; pues bastaría un error para que se desencadenara una catástrofe apocalíptica, que destruiría el universo, el mundo, y la vida.

    “Si deseamos presentar evidencias sobre la perfección de las leyes naturales, tanto actualmente como en el pasado, basta con que contemplemos los astros. Es asombroso el perfecto balance que existe tanto en sus movimientos rotatorios sobre sus propios ejes, como en sus movimientos orbitarios alrededor de estrellas o complejos estelares, aún mayores.”

  • Las Moscas

    La mosca de la fruta (Drosophila melanogaster), es fácilmente observable, madura en 12 días, y “se reproduce por miles, en envases con leche. Bastan unos plátanos para alimentarlas a todas, y su ciclo de vida es corto (15-21 días). Sólo tienen cuatro pares de cromosomas (13,600 genes).”

    A partir de 1906 y durante 30 años, el zoólogo Thomas H. Morgan (premio Nobel 1933), se dedicó a la investigación genética, y expuso a miles de generaciones de moscas de la fruta (equivalentes a todas las generaciones de humanos que hubieran existido en millones de años sobre la Tierra), a radiaciones, sustancias químicas y agentes biológicos (virus), con el fin de causarles mutaciones, logrando causar solo monstruosidades; pero nunca su cambio a una nueva especie.

    “La mosca de la fruta ha sido el objeto favorito de los experimentos de mutación. (Desde 1928, gracias a H. J. Muller), los rayos X incrementaron en 15,000 % el índice de sus mutaciones. Esto equivalente a muchos millones de años de mutaciones naturales (espontáneas), y de evolución”.

  • Los Caballos

    El caballo es uno de los animales domésticos más admirados por su belleza, fuerza, nobleza, energía, inteligencia, y valor. Ha sido extraordinariamente útil y usado en múltiples formas (transporte y carga; agricultura, guerra, recreación, deporte, etc.). Hay docenas de razas y centenares de variedades, desde el caballo miniatura, hasta el enorme Percherón.

    En la década de 1870, Othoniel C. Marsh, aseguró haber encontrado en Wyoming y Nebraska, E.U.A., 30 fósiles de diferentes tipos de caballos, con los que aseguró se podía reconstruir la serie evolutiva del caballo. Fue expuesta en la U. de Yale; y copias de la misma, fueron exhibidas en otros museos de Norteamérica y el mundo.

    “El desarrollo de los caballos es supuestamente, uno de los ejemplos de evolución más concretos. Los cambios en el tamaño, tipo de dientes, la forma de la cabeza, el número de dedos, etc., frecuentemente es presentado como una de las innegables evidencias de la evolución de los seres vivos.”

  • Los Cavernícolas

    El concepto de que los humanos no somos más que animales modificados a partir de los simios, implica que no hay justificación para que haya valores morales, ni leyes que valga la pena obedecer; ni futuro, ni esperanza. Darse cuenta de esta terrible verdad, penetró en ocasiones, aún la oscurecida mente de Darwin.

    “Dentro de mí, siempre surge la horrorosa duda de si son de valor alguno, o dignas de confianza, las convicciones de que la mente evolucionó a partir de las mentes de animales inferiores. ¿Confiaría alguien en las convicciones de la mente de un chango, si es que hubiera convicción alguna en tal mente?”

    Vida y Cartas de Charles Darwin, 1971 vol. 1, p. 285.

  • Los Científicos

    “Dios es grande, grande es su poder, infinita su sabiduría. Alábenle cielos y tierra, sol, luna y estrellas con su propio lenguaje. ¡Mi Señor y mi Creador! La magnificencia de tus obras quisiera yo anunciarla a los hombres en la medida en que mi limitada inteligencia puede comprenderla.”

    Johannes Kepler (1571-1630). Astrónomo.

    “¿Quién que vive en íntimo contacto con el orden más consumado y la sabiduría divina, no se sentirá estimulado a las aspiraciones más sublimes? ¿Quién no adorará al Arquitecto de todas estas cosas?”

    Nicolás Copérnico (1473-1543). Astrónomo.

  • Los Dinosaurios

    A partir de 1842, el zoólogo Sir Richard Owen, empezó a llamar dinosaurios (‘Lagartos Terribles’) a unas 300 especies de reptiles extintos, desde unos pequeños como lagartijas, hasta los más grandes monstruos marinos y terrestres, como el Tiranosauro Rex. Eran ovíparos, y había bípedos y cuadrúpedos.

    Los Creacionistas, en vez de creer que los seres vivos aparecieron por obra y gracia de la casualidad, y por la evolución a partir de una bacteria; basados en las evidencias dadas por el ADN, creen que todos los seres vivos fueron diseñados y creados como especies únicas; y que las plantas, animales, dinosaurios, y humanos, fueron todos contemporáneos.

    Los evolucionistas dicen que los estratos terrestres se formaron, como ahora, a razón de 1.6 cm por año (Uniformismo), que el primer estrato con fósiles (cámbrico) se depositó hace 570 millones de años; que los dinosaurios existieron hace 130 a 70 millones de años (periodo Jurásico); y que los humanos aparecieron hace 1 a 3 millones de años (era Cenozoica).

  • Los Eruditos

    Desde el principio de la humanidad hasta mediados del siglo XIX, los eruditos y científicos de todas las culturas sostuvieron que: “Por Dios fueron creadas todas las cosas, las que hay en el cielo, y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; y todo fue creado por Él y para Él; y sin Él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho (Colosenses 1:16; Jn 1:3).

    Actualmente, más del 95% de la población mundial cree en la creación, y hay más de 30 relatos antiguos y caricaturescos de la creación, provenientes de los cinco continentes, y conservados por milenios, de generación en generación, por tradición oral, o en textos inscritos por los antiguos, en piedras y otros materiales.

    “Un extraordinario número de tradiciones religiosas de muy diversas gentes (chinos, indios, judíos, griegos, cristianos, musulmanes, nativos americanos, polinesios, africanos, aborígenes de Australia, etc.), describen que los seres vivos fueron originalmente formados a partir del barro.”

  • Los Fósiles

    La Paleontología estudia los fósiles conservados por siglos en el ámbar, los estratos o rocas sedimentarias (fosilíferas), y otros sitios. Los fósiles son restos petrificados (mineralizados) de organismos o sus huellas, tanto vegetales como animales.

    Charles Darwin ante la ausencia de fósiles transicionales, encontró consuelo en la fe de que futuras excavaciones, finalmente comprobarían su teoría. El Origen de las Especies ed. 1901, pp. 341-342. Pero...

    “la situación no ha cambiado mucho, irónicamente, ahora tenemos aún menos ejemplos de transición evolutiva, que Darwin.”

    Niles Eldredge, citado en Los Angeles Times, Noviembre 19, 1978.

  • Los Fósiles Vivientes

    De acuerdo con el fechado de los estratos, basado en suposiciones, y propuesto desde principios del siglo XIX, por Charles Lyell y otros, la Geocronología estudia el tiempo geológico, y determina el orden de aparición de los estratos incluidos en la Columna Geológica. Además, asigna los fósiles indicadores de cada uno de los periodos y estratos.

    “Supuestamente, el fechado de cada estrato y todos los fósiles que se encuentren en él, se basa en los fósiles indicadores, pero la realidad es que se basa en especulaciones sobre la evolución, y ninguna otra cosa más. Mientras más se estudia la paleontología, más se tiene la seguridad de que la evolución se basa sólo en la fe.”

    Randy Wysong

  • Los Instintos

    Los instintos tienen como fin preservar la integridad del individuo y de su especie, y son conductas no aprendidas, ni modificables, comunes a todos los miembros de una especie; automáticas, innatas y heredadas por los genes; y que se expresan en comportamientos precisos, específicos, muy complejos, y de los cuales generalmente, no se tiene conciencia.

    Así, aunque un animal, como la tortuga y la araña, quede aislado de sus progenitores desde su fase de huevo o larva, sabrá qué hacer, qué ruta tomar, cómo procurarse el alimento, y cómo reproducirse, desde el momento de su nacimiento.

    Además, la araña construirá su red de diseño característico; los gusanos, capullos distintivos; y los pájaros nidos únicos.

  • Los Mutantes

    Cuando después de más de 100 años de investigaciones, los darwinistas originales se convencieron que ni la Selección Natural ni las características heredadas (Lamarckismo), por sí mismas, causaban la evolución de una especie en otra, sino sólo cambios dentro de una misma especie, como las 14 o más variedades de picos, en los pinzones de Darwin… Y cuando después de encontrar, recolectar, analizar, y concentrar en los museos más de 200 millones de fósiles, de más de 250 mil especies diferentes, redujeron a cero las esperanzas de Charles Darwin de encontrar en ellos las formas intermedias y los eslabones perdidos, que dieran aunque fuera la primera prueba a su teoría de la evolución...

    ...Surgieron los neodarwinistas que cifraron sus esperanzas en que por la espontánea modificación, enriquecimiento, y perfeccionamiento del código genético (ADN y genes), a base de mutaciones al azar, se lograría la evolución de una especie en otra. Pero el problema es que las mutaciones benéficas, son prácticamente inexistentes en la naturaleza.

  • Los Organelos

    La célula es reconocida como la mínima estructura viva, y como la unidad funcional de los seres vivos, porque es la porción mínima de materia capaz de efectuar todas las funciones vitales que en conjunto constituyen su metabolismo: nutrición, respiración, reproducción, etc., lo cual se logra gracias a los organelos presentes en el citoplasma celular.

    A diferencia de los evolucionistas que consideran que la primera célula (de tipo bacteria) se formó a partir de materia inerte, por sucesos al azar, y reacciones químicas sucedidas en un “caldo prebiótico,” a base de agua de mar y lodo, con la energía recibida de un rayo, la biología ha demostrado que toda célula viva, proviene necesariamente de otra célula viva.

    Los organelos celulares más comunes son: los Ribosomas, el Retículo Endoplásmico, los Lisosomas, el Aparato de Golgi, las Mitocondrias, y en las células vegetales, los Cloroplastos. Todos ellos llevan a cabo tanto funciones comunes a todas las células, como funciones específicas de algunas de ellas, como la producción de enzimas, bilis, insulina, etc.

  • Los Peces

    Hay peces que ‘tragan’ oxígeno del aire, y otros que lo captan por la piel (anguilas). Los peces con esqueleto óseo forman el grupo osteictios; aquellos cuyo esqueleto es cartilaginoso, como los tiburones, el grupo condrictios; y los pocos peces sin mandíbulas, agnatos o cilcostómata.

    La especialidad de la zoología que estudia los peces, se llama Ictiología.

    Los peces son carnívoros: comen otros peces, crustáceos, gusanos, moluscos; y en el agua dulce, insectos, sus larvas, y renacuajos. Aunque hay algunos herbívoros.

    Son ovíparos, y la fertilización de sus huevos es externa. Pero hay unos que practican fertilización interna gracias a una aleta modificada (gonopodio) que deposita semen en un orificio de la hembra.

  • Mitosis

    Los seres vivos, sus células, y sus tejidos, no son perpetuos. El tiempo y las agresiones circundantes, los deterioran y debilitan de tal manera que por daños o envejecimiento, causan su muerte. Una característica esencial de cada una de las células de un ser vivo, sea unicelular o pluricelular, es su capacidad de reproducirse y preservar la especie, antes de morir.

    Así, el ciclo (de vida) celular se divide en dos: La Interfase, el periodo de la vida en que la célula no se está reproduciendo y que generalmente es la fase más larga; y la fase de división celular, llamada Mitosis. En los organismos pluricelulares, todas las células somáticas (no reproductoras), se dividen por Mitosis.

    La capacidad de reproducirse, la información necesaria para hacerlo y el control del proceso, al igual que todas las demás funciones vitales y especiales de la célula, están sofisticadamente codificadas en el ácido desoxirribonucleico (ADN) del núcleo celular, que forma los cromosomas y genes específicos y no intercambiables de cada especie.

  • Mucho Ojo

    El 96% de los animales, tiene uno de 30 tipos diferentes de ojos; y desde los ojos de los Trilobites encontrados en el Cámbrico (primero y más antiguo estrato con fósiles), hasta los ojos humanos, todos son extraordinariamente complejos. No hay tal cosa como ojos primitivos, o a medio evolucionar, pues ninguna forma intermedia de ojo, sería funcional o útil.

    La semejanza no es prueba de ascendencia. El argumento de que hay zonas, manchas, y tejidos fotosensibles desde los protozoarios, que pudieran considerarse antecesores evolutivos del ojo, no es válida. Cada tipo de ojo implica el desarrollo simultáneo de múltiples estructuras vecinas (huesos, nervios, músculos, vasos sanguíneos) indispensables para su función.

    El principal argumento en contra de la evolución, es que el ojo sin los nervios y cerebro necesarios para trasformar la información recibida de luz, en impulsos eléctricos; y para procesarla, integrarla, interpretarla, comunicarla, y traducirla en acciones correspondientes, no es de utilidad; además, la formación y función de cada ojo, requiere de miles de genes.

  • Organos Vestigiales

    Dado que no hay ninguna otra evidencia pasada o presente, de transición o transformación por evolución, de una planta o animal en otra especie; se argumenta que la presencia de órganos vestigiales (estructuras ahora supuestamente inútiles e innecesarias, pasadas a usted como residuos, por sus ancestros que sí las usaban), son prueba inequívoca de la evolución.

    La evolución enseña que todos los órganos aparecieron por casualidad, y que eventualmente, solo persistieron los que llegaron a tener una razón de ser; pero que fueron muchos los órganos que a pesar de que llegaron a ser inútiles, se perpetuaron como vestigios, cuando una especie evolucionó en otra. Pero esto, contrario a la evolución, es degradación.

    “De acuerdo con R. Wiedersheim (1895) hay no menos de 180 estructuras vestigiales en el cuerpo humano, que son más que suficientes para considerar al humano, un verdadero museo ambulante de antigüedades.” (Horatio Hackett Newman, Juicio de Scopes, 1925). Pero el tiempo comprobó que sus falsas apreciaciones fueron producto de la ignorancia.

  • Reproducción Humana

    El humano, al igual que la mayoría de las especies conocidas de plantas y animales (más de 2 millones), es bisexual (con individuos de dos sexos: masculino y femenino) y con dimorfismo sexual (el organismo del varón, es diferente al de la mujer) y se reproduce sexualmente. La reproducción sexual, es la función más complicada del humano.

    Con el fin de conservar la especie, desde el primer varón y la primera mujer, llamados el Adán cromosoma Y, y la Eva Mitocondrial, los órganos necesarios para la reproducción humana, al igual que todos los demás tejidos, estructuras, y órganos característicos de la especie humana, estuvieron perfectamente desarrollados y funcionales.

    También, toda la información genética necesaria para que los descendientes humanos, pudieran formar y desarrollar hasta su plena madurez, los órganos necesarios para su reproducción sexual, ha sido transmitida en forma completa desde la primera pareja de humanos, a cada uno de los millones de descendientes normales, hasta el día de hoy.

Theme by Danetsoft and Danang Probo Sayekti inspired by Maksimer