You are here

El Origen de la Vida

La probabilidad del surgimiento de la vida por azar

Alejandro García, Doctor en Química (Dr. rer. nat.)

Es una premisa bastante popular que un hecho muy poco probable a lo largo del tiempo deviene plausible e incluso inevitable. De hecho el bioquímico George Walden en un artículo en Scientific American escribe:1

“El tiempo es, de hecho, el héroe de la trama. El tiempo con el que tenemos que tratar es del orden de dos millones de años. Lo que consideramos como imposible sobre la base de la experiencia humana no tiene sentido aquí. Teniendo en cuenta tanto tiempo, lo "imposible" se hace posible, lo posible probable y lo probable es prácticamente seguro. Uno sólo tiene que esperar: el tiempo mismo realiza los milagros”

Sin embargo cuando se examina esta idea con detenimiento y se añaden números a esta premisa esta fábula pierde credibilidad y ni siquiera el ingrediente mágico de los evolucionistas (el tiempo) es capaz de hacer "milagros".

Deshinchando las pruebas sintéticas del Mundo del ARN

David Tyler

En junio de 2005, el biofísico David Deamer y colegas visitaron un estanque de agua calentado por actividad volcánica en la península rusa de Kamchatka. Los científicos creían que el agua era estéril y que el volcanismo había eliminado todas las señales de vida. «Darwin proponía que la vida había comenzado en "un pequeño estanque caliente" ... Estamos poniendo a prueba su teoría en un "pequeño charco caliente"», explicaba Deamer en una reunión de la Royal Society en Londres en Febrero de 2006. Este grupo vertió una «sopa primordial» de proteínas, ADN y membranas celulares en el estanque, y esperaron a ver qué iba a suceder.

«Cuando los científicos sacaron muestra del agua después de unas pocas horas, se quedaron sorprendidos al ver que la mayor parte del material añadido había desaparecido.»

Especulaciones y Experimentos relacionados con las teorías sobre el origen de la vida: crítica

Duane Gish, Doctor en Bioquímica

«Los que trabajan en el problema del origen de la vida tienen que hacer a la fuerza unos ladrillos sin mucha paja, lo que explica en buena parte el hecho de que se miren estos estudios con muchas sospechas. Las especulaciones son necesariamente prolíficas, y a menudo disparatadas. Algunos de los intentos de dar cuenta del origen de la vida en la Tierra, a pesar de ser ingeniosos, han tenido mucho de literatura de ficción y poco de las inferencias teóricas de aquella clase que puedan ser confrontadas con evidencia observable de una u otra clase».

News and Views, Nature, Vol. 216, p. 635 (1967).

El primer paso: La Evolución Química

Nancy Pearcey

Este libro de Charles Thaxton, Walter Bradley y Roger Olsen es uno de los pocos trabajos creacionistas que han sido publicados por editoriales seculares, concretamente por la prestigiosa publicadora Philosophical Library. Está escrito con un estilo cauto y erudito que lo hace recomendable para la audiencia no creacionista, y es una contribución modélica tocante al estilo que debería presidir el debate Creación/Evolución.

The Mystery of Life's Origin es un libro claramente dirigido a los lectores académicos y profesionales, aunque con un estilo notablemente lúcido.

Por cuanto The Mystery of Life's Origin promete ser una contribución enormemente significativa para el debate Creación/Evolución, hemos contactado con su primer autor, Charles Thaxton, y le hemos pedido que recapitule sus temas principales a un nivel de divulgación. Damos la entrevista que le hizo Nancy Pearcey:

El origen del primer sistema vivo

Santiago Escuain, Graduado en Ingeniería Técnica en Procesos Químicos

La base química del código genético fue determinada por los premios Nóbel Watson y Crick a comienzos de la década de los cincuenta.

La molécula ADN contiene ácidos en secuencia, que forman lo que se llama «codones». Cada «codón» representa una letra del «alfabeto» genético. Este alfabeto dicta una especificación completa en forma de código que contiene la información necesaria para el diseño, construcción, operación y mantenimiento de toda la célula.

Este código es tan extenso que si se mecanografiara cada secuencia como una letra del alfabeto, se necesitaría toda una biblioteca para que contuviera los libros que se llenarían para describir la célula más sencilla. Se precisaría de muchos miles de volúmenes para poder contener todas las letras de la especificación de los seres humanos.

Y con todo, se halla todo el código genético en cada célula del cuerpo humano (billones de ellas).

El Origen de la Vida

Ramón Gómez, Graduado en Matemáticas y Teología

¿Cómo se originó la vida en la Tierra? ¿Fue debido a causas naturales o a la acción de un creador? ¿Es la vida resultado del diseño o de la evolución? ¿Qué nos dice la evidencia científica?

El Método Científico: Observación e Hipótesis

Puesto que el método científico se basa en la observación, para proponer una hipótesis científica sobre el origen de la vida debemos primeramente definir qué es un ser vivo y observar detenidamente cuáles son sus características. A continuación nos preguntaremos cómo llegaron a existir estas características que la vida posee. En otras palabras, la ciencia construye sus hipótesis basándose únicamente en las características observadas.

¿Qué es la vida?

Los seres vivos se distinguen de la materia inerte porque se originan a partir de organismos que poseen tres características únicas; Sistemas, Reproducción e Información. Todos los seres vivos, las zanahorias, las hormigas y los seres humanos se originaron a partir de sistemas biológicos que se reproducen en base a la información codificada en su genoma. Por lo tanto cualquier explicación sobre la causa que provocó el origen de la vida debe explicar el origen de sus sistemas, de su reproducción y de su información genética.

El ARN catalítico — un catalizador indigno de una discusión seria acerca del origen de la vida

Robert Deyes, Biólogo Molecular

Durante las últimas décadas, la búsqueda de la vida extraterrestre ha sido un punto focal de la exploración del espacio. Mientras la idea de seres extraterrestres en busca de nuevos planetas habitables sigue generando polémica en los círculos científicos y religiosos, más recientemente con la conferencia de astrobiología de la Academia Pontificia de las Ciencias, una serie de investigaciones contemporáneas se ha centrado en los organismos unicelulares primitivos.

Astrobiólogos como Richard Hoover afirman confiados que la vida primitiva existe fuera de nuestra propia Tierra. Desde que la nave espacial de la NASA Galileo pasó en 1998 cerca de Europa, la luna de Júpiter, muchos consideran más que probable la existencia de bacterias en esta helada luna.

La noción de que la vida podría desarrollarse así sin más allí donde se encuentran las condiciones ambientales apropiadas exige desde luego un gran salto de fe. Es una noción que pasa por alto una multitud de factores críticos, sobre todo el origen de alguna clase de material genético codificante.

El Origen de la Vida – un problema irresoluble para el materialismo

Santiago Escuain, Graduado en Ingeniería Técnica en Procesos Químicos

Cuando hablamos del origen de la vida, nos referimos en realidad al origen de la primera unidad metabólica que se puede reproducir y perpetuar.

Antes de los grandes avances en microscopía y otras técnicas de observación, se creía que las células eran unas realidades relativamente sencillas, un protoplasma en cuyo seno se daban unas interacciones químicas que les daban sus propiedades dinámicas y reproductivas.

No fue hasta que se pudieron observar las estructuras de la célula mediante microscopía electrónica de alta resolución y mediante otras técnicas que se llegó al conocimiento de que no se trataba de meras interacciones químicas más o menos sencillas, sino de complejísimas interacciones en las que todos unos sistemas de máquinas complejas sumamente miniaturizadas compuestas de piezas de material proteínico cumplían funciones muy específicas dentro de un gran complejo biológico-industrial, con sistemas de almacenamiento, traducción, transcripción y mantenimiento de información, de regulación y control de procesos, de captación, transformación y aplicación de energía, de entrada selectiva de materiales y de su transporte automatizado con sistemas codificados de identificación, con relojes y temporizadores para todos los ritmos de funcionamiento y operación.

El Origen de los Seres Vivos

Dr. Ernesto Contreras

Basados en los hallazgos de los fósiles (la llamada explosión cámbrica), la Ley de la biogénesis (que toda vida procede de una vida preexistente) y el postulado de Wirchow (que toda célula procede de otra célula), muchos científicos tienen más que suficientes evidencias irrefutables para creer que todos los seres vivos extintos y presentes, aparecieron súbita y simultáneamente, completamente formados (adultos y maduros: primero la gallina y después el huevo), sin formas intermedias (“eslabones perdidos”) y que nunca ha habido la transformación o evolución de una especie en otra.

Tanto Moisés (1.500 a.C.) el estadista hebreo, como Aristóteles (384 a 322 a.C.), Carlos Linneo (1707 a 1778) y el anatomista francés Georges L. Cuvier (1769 a 1832) estuvieron de acuerdo con esta corriente de pensamiento llamado Fijista (especies inmutables). Sin embargo, desde hace unos 150 años, se enseña oficialmente que los organismos evolucionaron por la transformación accidental y gradual de una especie en otras.

El Origen de las Cosas y la Vida

Dr. Ernesto Contreras

 Por el simple hecho de que nadie ha descubierto una manera demostrable de volverlo a hacer, nadie puede comprobar cómo es que se originó el universo en el que nuestra galaxia (la vía Láctea) y nuestro sistema solar, la Tierra y todas las cosas que en ellos hay. Lo más que podemos hacer es proponer teorías al respecto. Aunque se han propuesto muchas variaciones, la realidad es que sólo hay dos teorías que hasta ahora se sostiene férreamente, únicamente por fe, y sin ninguna posibilidad a la vista, de que se puedan comprobar.

Una es la que dice que todo apareció, se organizó y se diversificó hasta llegar a lo que ahora podemos ver, por pura casualidad, y la otra es la que asegura que por la fe entendemos haber sido constituido el universo por la palabra de Dios, de modo que lo que se ve fue hecho de lo que no se veía.

A la primera teoría se le conoce como la teoría de la evolución y a la segunda, la teoría del creacionismo.

Pages

Theme by Danetsoft and Danang Probo Sayekti inspired by Maksimer