You are here

El Origen de la Vida

La magia como estrategia para negar las evidencias científicas del Diseño

Carlos Moreno, Graduado en Matemáticas y Teología

 La bióloga Kathryn Applegate, en su intento por negar las evidencias de diseño en la naturaleza, acaba de presentar en el blog BioLogos una de las explicaciones más originales en contra del diseño observado en la naturaleza: la magia.

Applegate reconoce que el flagelo bacteriano (que es un verdadero motor fuera borda en miniatura) “tiene la apariencia y funcionalidad de un motor fuera borda, una máquina diseñada por ingenieros humanos inteligentes. Tan notable es la similitud que parece perfectamente lógico inferir que el flagelo tuvo un Diseñador”

Entonces… si según ella, “parece perfectamente lógico inferir que el flagelo tuvo un Diseñador” ¿Por qué no concluir lo más lógico y razonable, que efectivamente tuvo un diseñador? Su respuesta es sorprendente:

¿Vida creada en el laboratorio?

Antonio Cruz, Doctor en Biología

Una vez más el sensacionalismo periodístico vuelve a las andadas a raíz de los experimentos del famoso biólogo y hombre de negocios norteamericano, John Craig Venter, quien fundó la empresa Celera Genomics y se hizo popular al iniciar su propio Proyecto Genoma Humano en 1999, al margen del proyecto que ya estaba realizando el consorcio público. El Doctor Venter es conocido también por sus planes desde hace años para patentar y comercializar el genoma humano, el código genético de toda la humanidad; asunto que le generó una agria polémica con otros destacados compañeros de profesión.

Recientemente los investigadores del centro que lleva su nombre, el Instituto J. Craig Venter de Rockville, Maryland (Estados Unidos), lograron con éxito extraer los cromosomas de una bacteria, modificarlos e implantarlos de nuevo en otro tipo diferente de bacteria. Según sus autores, este estudio que ha sido publicado en la revista especializada Science supone sólo el primer paso hacia la creación de células artificiales.

Teoría Endosimbiotica: ¿Puede explicar el origen de la célula eucariota?

Don Batten, Doctor en Ciencias Agrícolas

¿Adquirieron las células orgánulos como la mitocondria al tragarse a otras celulas?

Las células eucariotas, como la levadura y las de los animales y las plantas, tienen un núcleo rodeado por una membrana, estructuras cromosómicas y orgánulos como mitocondrias y cloroplastos, mientras que células procariotas, como las bacterias, carecen de estas características.

Muchos evolucionistas creen la idea Lynn Margulis según la cual las células eucariotas llegaron a existir porque las células procarióticas se comieron (por un proceso llamado endocitosis) otras células procariotas que luego se convirtieron en mitocondrias y cloroplastos.

Existen numerosos problemas en este escenario.

Más allá de la mentalidad naturalista en las investigaciones sobre el origen de la vida

Dean Kenyon, Doctor en Biofísica

Si se acepta la concepción evolucionista general de la historia de la vida sobre la Tierra, no es difícil creer que la vida debe haber surgido de manera natural1 por medio de evolución química.

Si la vida se ramificó de modo natural a partir de organismos de una sola célula hasta la maravillosa complejidad de las formas de vida que tenemos en la actualidad, ¿por qué no pudieron los primeros paquetes mínimos de información genética (precisos para sustentar la vida) haber surgido de manera espontánea como resultado de las propiedades de la materia carbonacea?

Y desde luego, si uno tiene esta mentalidad, es muy difícil poder ver cómo el origen de la vida puede haber sido por otra vía que por la de evolución química.

Desde un punto de vista naturalista, uno considera su investigación como un esfuerzo para encontrar caminos químicos posibles par el surgimiento de la vida. El objetivo es limitar el conjunto de caminos posibles y producir al menos un bosquejo de la transición de la no-vida a la vida. Es de suponer que muchos procesos químicos que tuvieron lugar en la superficie del globo primigenio serán parcialmente duplicados en las simulaciones de laboratorio.

El Naufragio de las Investigaciones sobre el Origen de la Vida

David Coppedge, Graduado en Física (con honores)

    Ha visto la luz en Scientific American un importante estudio acerca de la situación de la investigación acerca del origen de la vida. Robert Shapiro, un experto y galardonado químico, investigador oncológico, profesor emérito y autor de libros acerca de este campo, desmitifica el experimento de Miller, el Mundo del ARN y otros experimentos populares como callejones sin salida irreales. Al describir el fantasioso pensamiento de algunos investigadores, decía:

«En una forma de vitalismo molecular, algunos científicos han dado por supuesto que la naturaleza tiene una tendencia innata a producir de manera preferente los componentes de la vida en lugar de las huestes de otras moléculas que pueden también surgir de las reglas de la química orgánica».

El Motor Eléctrico Vivo

Werner Gitt, ex-Director del Instituto Alemán Federal de Física y Tecnología

¡Hola! Me llamo Coli.

Pero no te preocupes por tratar de verme. No me verás con tus ojos. Por lo que a ti respecta, soy invisible.

¿Que dónde estoy? Si realmente quieres saberlo, estoy sentada en la punta de tu supuestamente limpio dedo índice. Si trescientas de nosotras nos pusiéramos en fila, entonces la cadena tendría una longitud de 1 mm, y si nos mirases muy de cerca, quizá podrías entreverla. Si nos pusiéramos así en mil hileras uno junto al otro, entonces sólo ocuparíamos un espacio de un milímetro cuadrado. En realidad, mi nombre completo es Bacteria coliforme.

¿De dónde proviene un nombre como Coliforme? Supongo que se debe a que paso la mayor parte del tiempo en tu intestino. Por favor, no te ofendas por mi habitáculo. Sabes, con otros millones de mi clase juego un importante papel en tu nutrición. En tu intestino disgrego todos los componentes en tus alimentos, que serían inutilizables, para que puedan ser absorbidos por las paredes intestinales. Espero que no te importe si me aprovecho de ellos mientras trabajo.

La Gran Explosión Cámbrica

Antonio Cruz, Doctor en Biología

A la cuestión de por qué no encontramos abundantes depósitos fosilíferos correspondientes a esos supuestos largos periodos anteriores al sistema Cámbrico, no puedo dar una respuesta satisfactoria.

Darwin, El Origen de las Especies.

 Los actuales buscadores de fósiles han descubierto microbios petrificados en rocas anteriores al Cámbrico. Este hallazgo hubiera alegrado mucho a Darwin pero, desde luego, no habría solucionado el problema de las lagunas en el registro fósil. La más profunda y enorme de estas lagunas es sin duda la primera, la que existe entre estos microorganismos hallados en estratos del Precámbrico y casi todos los planes generales de diseño animal que se conocen en este planeta y que aparecen ya como una explosión de vida a principios del Cámbrico, primer período de la era Primaria según la geología actualista o evolucionista.

El Origen de la Vida ¿callejón sin salida?

Antonio Cruz, Doctor en Biología

Antes de la invención del microscopio y del descubrimiento de la complejidad del micro-mundo que escapa al sentido de la vista humana, los naturalistas pensaban que ciertos animales pequeños podían aparecer de forma súbita a partir de la materia orgánica putrefacta.

Se creía que insectos, gusanos, anguilas o ranas surgían de manera natural en el barro, mediante la transformación de la materia inorgánica en orgánica. Cuando se comprobó que esto no era así, el ámbito de la generación espontánea de la vida se fue reduciendo cada vez más.

Louis Pasteur se dio cuenta de que si se protegían convenientemente los alimentos, éstos no eran capaces de generar microbios ni insectos, por lo que en 1862 demostró definitivamente que la generación espontánea era una quimera. No obstante, tal teoría fue asumida por los partidarios del Darwinismo, como Ernst Haeckel, para explicar el origen de las primeras células. En aquella época se creía que la célula era un simple grumo de carbono que había surgido por evolución de la materia inanimada.

Los Misterios del Gen

Antonio Cruz, Doctor en Biología

A mediados del siglo XX, parecía que la genética podía resolver todos los problemas planteados por la teoría de la evolución de las especies, pero después de muchos años de investigación, se ha visto que esto no ha sido así. Hay una pregunta fundamental en genética. ¿Están escritos en el genoma todos los planos del organismo? La mayoría de la gente suele creer que sí.

Sin embargo, esto es algo absolutamente imposible. La memoria del genoma, a pesar de su gran tamaño, no alcanza ni para contener un plano detallado de las 10 elevado a 14 conexiones que hay en las sinapsis o uniones entre células nerviosas del cerebro humano.

El genoma contiene la forma de construir muchas proteínas complejas, los tipos de ARN y el propio ADN, pero esto no es suficiente para fabricar todo un elefante o un ser humano. Además del ADN que constituye los genes del genoma, se requiere también de la ayuda que aporta la célula que ha de ser capaz de traducir toda la información que éste contiene.

Por tanto, las interrelaciones entre la información del ADN y los estímulos químicos de la célula, deben ser sumamente importantes ya que condicionan todo el desarrollo de los seres vivos. Esto es todavía mucho más maravilloso y complejo de lo que se esperaba.

E.T. y la exobiología

Antonio Cruz, Doctor en Biología

Un elevado número de biólogos cree que la vida es una rara excepción en un universo sin vida.

Entre ellos, el evolucionista Ernst Mayr, piensa que el origen de la vida en la Tierra debió ser un evento aleatorio feliz y altamente improbable, casi un milagro. Sin embargo, muchos otros apuestan por la opinión contraria. Para éstos, la vida sería casi un imperativo cósmico, una ocurrencia frecuente en un firmamento palpitante de vitalidad. ¿Quién tiene razón?

¿Es la vida un milagro exclusivo del planeta azul o una norma omnipresente del universo? El dilema que plantean ambas hipótesis podría resolverse si se encontrase vida en otros lugares.

Pages

Theme by Danetsoft and Danang Probo Sayekti inspired by Maksimer