You are here

Evolución

La actual investigación sobre telómeros, reñida con el modelo chimpancé-humano del cromosoma 2

Jeffrey Tomkins, Doctor en Genética

La investigación en ciencias de la vida en el ICR (Institute for Creation Research) se ha concentrado recientemente en el sistema de telómeros de las células.

Como se describe en artículos anteriores, el sistema de terminación de los cromosomas (telómeros) que se encuentra en las células de plantas y animales contiene características que protegen los extremos de los cromosomas lineales.

El telómero es un mecanismo especialmente diseñado que hace posible la existencia de formas superiores de vida, en contraste con bacterias unicelulares que tienen cromosomas circulares, más simples.

Los telómeros son en realidad unas estructuras muy complejas que incluyen ARN, ADN y proteínas que tienen características estructurales y reguladoras dinámicas. La secuencia cromosómica básica del ADN del telómero es una secuencia muy larga de unidades de 6 bases que se repiten en tándem, y que pueden extenderse en longitud hasta 5.000 a 15.000 bases.

El Hecho de la Evolución

Phillip Johnson, Doctor en Jurisprudencia

Los darwinistas consideran la evolución como un hecho, no como una mera teoría, porque les da una explicación satisfactoria del patrón de relación que vincula a todos los seres vivos —un patrón tan identificado en sus mentes con lo que ellos consideran la causa necesaria del patrón —la descendencia con modificación— que, para ellos, la relación biológica significa relación evolutiva.

La clasificación biológica es una cuestión tan polémica como la religión o la política, pero se aceptan algunos principios básicos. Los biólogos clasifican animales (y otros organismos) por medio de categorías taxonómicas como familias, órdenes, clases y fílums o tipos. Una clasificación superficial podría agrupar a la ballena, el pingüino y el tiburón en un mismo grupo como criaturas acuáticas, y a las aves, murciélagos y abejas en otro como criaturas voladoras. Pero el diseño corporal básico de las aves, murciélagos y abejas es fundamentalmente diferente, sus sistemas reproductivos son diferentes, e incluso sus alas son similares sólo en el sentido de que son adecuadas para volar. Por tanto, todos los taxónomos están de acuerdo en que el murciélago y la ballena deberían ser agrupados con el caballo y el mono como mamíferos, a pesar de las enormes diferencias en conducta y mecanismos de adaptación. Las abejas están construidas en base de un plan corporal fundamentalmente diferente del de los vertebrados de todo tipo, y pasan a una serie de clasificación totalmente diferente.

La Evolución: ¿Ciencia o Creencia?

El 20 de Agosto de 1975 era un día excepcional para muchos científicos, era la fecha en la que iba a realizarse el lanzamiento de la nave espacial Vikingo I hacia Marte.

Mientras que los equipos de técnicos iban instalándose delante de sus ordenadores aparatos y pantallas se procedía a la última verificación de la nave todo estaba preparado. La cuenta atrás había empezado

Era el comienzo de una aventura espacial de gran envergadura y de suma importancia con la que quería demostrarse definitivamente que la vida podía desarrollarse a partir de una materia inanimada si se daban las condiciones favorables necesarias.

La ley fundamental de la biología afirma que la vida solamente puede provenir de la vida, sin embargo cada cierto tiempo algunos científicos aseguran que la vida podría surgir tal vez de la materia inanimada.

Dios, Universo, Evolución

John Lennox es profesor de Matemáticas y Filosofía de las Ciencias en la Universidad de Oxford. Ha impartido numerosas conferencias en América del Norte y Europa sobre matemáticas, filosofía de la ciencia y la defensa intelectual de la cristiandad.

En el 2007 participó en un debate con Richard Dawkins en la universidad de Alabama, en el que expresaba sus objeciones al “Espejismo de Dios” de Dawkins. Se enfrentó a él de nuevo en 2008 (en el Museo Natural de Oxford), así como a Christopher Hitchens bajo el tema ¿Es Dios grande?

Autor del best seller “El enterrador de Dios.¿Ha enterrado a Dios la ciencia”, su más reciente trabajo es “Dios y Stephen Hawking”, que supone una respuesta clara y directa a los errores lógicos de Hawking, demostrando que su argumento, lejos de descartar a un Dios Creador, parecen hacer su existencia mucho más probable.

El video a continuación, nos muestra interesantes reflexiones sobre el universo, Dios y la evolución.

Los Eruditos

Desde el principio de la humanidad hasta mediados del siglo XIX, los eruditos y científicos de todas las culturas sostuvieron que: “Por Dios fueron creadas todas las cosas, las que hay en el cielo, y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; y todo fue creado por Él y para Él; y sin Él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho (Colosenses 1:16; Jn 1:3).

Actualmente, más del 95% de la población mundial cree en la creación, y hay más de 30 relatos antiguos y caricaturescos de la creación, provenientes de los cinco continentes, y conservados por milenios, de generación en generación, por tradición oral, o en textos inscritos por los antiguos, en piedras y otros materiales.

“Un extraordinario número de tradiciones religiosas de muy diversas gentes (chinos, indios, judíos, griegos, cristianos, musulmanes, nativos americanos, polinesios, africanos, aborígenes de Australia, etc.), describen que los seres vivos fueron originalmente formados a partir del barro.”

La Sabia Naturaleza

El principal propósito de la teoría de la evolución, es dar una explicación naturista sobre el origen de la materia, de la vida, y de las especies, proponiendo que “la nada” un día se le ocurrió transformarse en materia, formando átomos sencillos como el Helio e Hidrógeno, que progresivamente se transformaron, por puros sucesos al azar, en todos los otros 90 elementos químicos naturales, y actualmente conocidos e incluidos, en la Tabla Periódica de los Elementos.

Pero que entre los átomos de Helio con peso atómico 4.003 y el del Litio, con peso atómico 6.939, haya una brecha (no hay elemento con peso atómico 5). Y que entre el Litio y el Berilio, con peso atómico 9.012, haya otra brecha (ausencia de algún elemento con peso atómico 8), hace imposible la formación de los otros elementos.

“En la secuencia del peso atómico, están vacíos los lugares correspondientes a los pesos atómicos 5 y 8; o sea que no hay átomos estables que tengan peso o masa atómica 5 y 8… La pregunta es entonces: ¿Cómo pudieron, durante el proceso de formación de los elementos por la captura de más neutrones, salvarse tales brechas?”

¿Creación o Evolución?

Duane Gish, Doctor en Bioquímica

Sometemos a crítica la teoría de que todos los seres vivientes han surgido gracias a un proceso evolutivo natural, mecanicista, a partir de una sola forma de vida, que a su vez surgió por un proceso similar a partir del mundo inorgánico, carente de vida.

Esta hipótesis evolutiva general se presenta comúnmente en los libros de texto y de divulgación como un hecho establecido de la ciencia.

En dichos textos se presenta la evidencia existente en apoyo de este concepto del origen y desarrollo de la vida, y con frecuencia se afirma que todos los biólogos competentes aceptan la teoría de la evolución.

Aunque es cierto que la mayor parte de los biólogos aceptan el evolucionismo como un hecho, también es cierto que una gran mayoría de ellos lo ha aceptado sin un verdadero examen de la cuestión, siguiendo acríticamente la filosofía impuesta en la actualidad sobre esta disciplina y sobre todo el contexto cultural y académico.

Las Mutaciones

Antonio Cruz, Doctor en Biología

Los avances en la Genómica (ciencia que estudia los genes), la Biología molecular (ciencia que estudia la estructura y comportamiento de las biomoléculas) y la tecnología, principalmente el microscopio electrónico, han permitido que en los últimos 20 años, se haya logrado provocar múltiples mutaciones en organismos como bacterias, plantas (cereales transgénicos), e insectos, como la mosca de la fruta; así como la clonación de mamíferos: ratones, chimpancés y ovejas, como la famosa Dolly. Con todos estos conocimientos y el descubrimiento de los virus, bacteriófagos, viroides, virusoides y priones, que sin estar vivos parasitan células y controlan su funcionamiento forzándolas a replicarlos (hacer copias de ellos), ya se tienen más que suficientes conocimientos para saber que ninguno de ellos, a pesar de múltiples manipulaciones genéticas, pueden evolucionar a otra especie.

En nuestros tiempos, la teoría de la evolución sigue enseñándose oficialmente a pesar de que miles de descubrimientos científicos han confirmado, incontrovertiblemente, que por ser todos los seres vivos tan extremadamente complicados y tener rasgos como simetría, función, utilidad y belleza entre otras cosas, necesariamente se debe aceptar que fueron diseñados y creados, y que no son un producto de la casualidad, ni de la evolución.

La Resistencia de las Bacterias a los Antibióticos

Kevin Anderson, Doctor en Microbiología

Los evolucionistas presentan con frecuencia la adquisición por parte de las bacterias de resistencia a los antibióticos como una demostración de cambio evolutivo. Sin embargo, el análisis molecular de los mecanismos genéticos que llevan a la resistencia a los antibióticos no da soporte a esta suposición tan extendida.

Muchas bacterias se convierten en resistentes por la adquisición de genes procedentes de plásmidos o de transposones mediante transferencia horizontal de genes. Sin embargo, la transferencia horizontal no explica el origen de los genes de resistencia, sólo su difusión entre las bacterias.

Las mutaciones, por su parte, pueden explicar el surgimiento de la resistencia a los antibióticos dentro del mundo bacteriano, pero implican procesos mutacionales que son contrarios a las predicciones de la evolución. Lo que hacen estas mutaciones es reducir o eliminar la función de las proteínas de transporte o de las porinas, las afinidades de enlace de las proteínas, las actividades de los enzimas, la fuerza motriz protónica, o de los sistemas de control y regulación.

La Evidencia Residual de la Evolución

Henry Morris, Doctor en Ingeniería Hidráulica

La creencia en la evolución es un fenómeno notable y mayormente inexplicable. Es una creencia sustentada por la mayoría de los intelectuales de todo el mundo, a pesar del hecho de que no tiene una verdadera evidencia científica que la apoye. Los evolucionistas alegan que la evolución es un hecho científico demostrado, basado en una multitud de pruebas científicas, ¡pero son incapaces de documentar siquiera una de estas supuestas pruebas! Esta curiosa situación es ilustrada más abajo en citas procedentes de varios eminentes científicos evolucionistas.

La ausencia de una evidencia en favor de la evolución se reconoce claramente por el hecho de que nadie la ha visto en acción.

«La evolución, al menos en el sentido en que Darwin habla de ella, no puede ser detectada dentro de la vida de ningún observador individual».

David Kitts, «Paleontology and Evolutionary Theory», Evolution (Vol 28; Sept. 1974), pág. 466.

Pages

Theme by Danetsoft and Danang Probo Sayekti inspired by Maksimer