You are here

Creación

En torno al Diseño Inteligente, el Darwinismo y el Creacionismo

Santiago Escuain, Graduado en Ingeniería Técnica en Procesos Químicos

«Un resultado imparcial sólo puede obtenerse declarando cabalmente y sopesando los hechos y los argumentos en los dos lados de la cuestión...»

Charles Darwin, El Origen de las Especies por Selección Natural, 1859. (p. 18 de la Edición de Zeus, Barcelona 1970)

Cuando una cuestión no se conoce en todas sus dimensiones, a menudo los hechos aparentes se pueden interpretar de diversas formas. Un conocimiento superficial de los hechos relativos a fenómenos como, por ejemplo, la resistencia bacteriana a antibióticos, o de diversas plagas a los pesticidas, puede llevar bien a extrapolaciones darwinistas, bien a interpretaciones coherentes con el Diseño Inteligente.

¿Creación o Evolución?

Duane Gish, Doctor en Bioquímica

Sometemos a crítica la teoría de que todos los seres vivientes han surgido gracias a un proceso evolutivo natural, mecanicista, a partir de una sola forma de vida, que a su vez surgió por un proceso similar a partir del mundo inorgánico, carente de vida.

Esta hipótesis evolutiva general se presenta comúnmente en los libros de texto y de divulgación como un hecho establecido de la ciencia.

En dichos textos se presenta la evidencia existente en apoyo de este concepto del origen y desarrollo de la vida, y con frecuencia se afirma que todos los biólogos competentes aceptan la teoría de la evolución.

Aunque es cierto que la mayor parte de los biólogos aceptan el evolucionismo como un hecho, también es cierto que una gran mayoría de ellos lo ha aceptado sin un verdadero examen de la cuestión, siguiendo acríticamente la filosofía impuesta en la actualidad sobre esta disciplina y sobre todo el contexto cultural y académico.

¿De dónde venimos, azar o creación?

Antonio Cruz, Doctor en Biología

Uno de los más populares predicadores del naturalismo, el ya fallecido Carl Sagan, desde su famosa serie Cosmos, se apresuró a responder que:

“Somos hijos del cosmos [...] porque el cosmos es todo lo que existe, existió o existirá jamás”

Según él, el universo sería el producto de fuerzas ciegas sin un fin determinado. ¿Puede llamarse a esto ciencia? ¿Cómo es posible demostrar tal afirmación?

El naturalismo puede presentarse como ciencia, mediante cifras y datos, pero es una religión que se está enseñando por todas partes, a los niños y a los adultos. El debate no es entre la Biblia y la ciencia, sino entre religión y religión, entre naturalismo y cristianismo. Por una parte la visión naturalista nos dice que el universo es el producto de la casualidad. Por la otra, la visión cristiana afirma que fuimos creados por un Dios que nos ama y tiene un propósito para nosotros.

Dios, Hawking y la gravedad

Antonio Cruz, Doctor en Biología

La fascinación que ha ejercido siempre el universo sobre el ser humano se remonta a las civilizaciones más antiguas como la sumeria o la egipcia. En todas las edades los hombres han percibido el misterio y la grandeza del firmamento como un signo inequívoco de la majestad divina. Este es también el sentido de las palabras del salmista:

Los cielos cuentan la gloria de Dios, y el firmamento anuncia la obra de sus manos

Salmo 19:1

Dios y el tiempo

Antonio Cruz, Doctor en Biología

Hace unos veinte años, el físico Paul Davies, finalizaba el noveno capítulo de su libro, Dios y la nueva física, con las siguientes palabras:

"Los cristianos creen que Dios es eterno. [...] Existen grandes objeciones a esta idea de Dios. Un Dios que está en el tiempo está sujeto al cambio. [...] Un Dios que esté en el tiempo está, por tanto, atrapado en el funcionamiento del Universo físico. (Pero) Si Dios es atemporal no puede pensar, puesto que pensar es una actividad temporal.[...] La física moderna con su descubrimiento de la mutabilidad del tiempo, coloca una cuña entre la omnipotencia de Dios y la existencia de su personalidad. Es difícil mantener que Dios posea ambas cualidades"

En primer lugar, es menester adelantarse a decir que si Dios creó el tiempo no puede estar limitado por lo que él mismo creó. El tiempo creado es algo separado de la propia eternidad del Creador. Él se halla por encima del tiempo cambiante precisamente porque es eterno.

Creacionismo: La ciencia frente a la fe Darwinista

Ramón Gómez, Graduado en Matemáticas y Teología

El creacionismo afirma que el universo no surgió de la nada sino que se originó por un acto creador. Tal afirmación es lógica y razonable porque se fundamenta en el principio científico de la causalidad; todo efecto obedece a una causa. El estudio de la naturaleza mediante el método científico nos proporciona un torrente inagotable de evidencias que señalan a la intervención de un Diseñador.

Vivimos en un universo compuesto de tiempo, espacio, materia y energía. La ciencia muestra que estos elementos no se originan de forma espontánea sino que requieren necesariamente la intervención de un creador. Asimismo la información genética codificada digitalmente en el genoma de los seres vivos y la sofisticada maquinaria biomolecular que la procesa muestran las marcas características de la acción de una mente pues sólo la mente puede generar información funcional codificada y máquinas capaces de procesarla.

Entonces... ¿por qué tanta gente niega la creación?

La razón reside en que los datos científicos no hablan por sí solos sino que deben ser interpretados según un modelo. En relación con los orígenes existen fundamentalmente dos modelos; el naturalismo, que postula que el universo surgió de la nada por procesos naturales y el creacionismo, que propugna que el universo fue creado por una mente inteligente.

La CSI [ICE] y el Filtro Explicativo

Thomas Woodward, Doctor en Filosofía

Al plantear el desafío de explicar el origen de la información biológica, Stephen Meyer y los demás teóricos del Diseño Inteligente han centrado su enfoque en el contenido de información del ADN con su alfabeto de cuatro letras, compuesto de cuatro ácidos nucleicos: A (adenina), T (timina), C (citosina) y G (guanina). (El ARN usa un conjunto similar de letras, pero con un cambio: el uracilo, o U, toma el puesto de la T).

Con el uso de estos singulares conjuntos de cuatro letras, que constituyen palabras de tres letras (los codones), la célula tiene la capacidad de almacenar y copiar miles de complejos ficheros especificados de información genética dentro de su «disco duro» (el genoma).

La cantidad mínima de complejidad especificada de una bacteria teórica supersimple parece oscilar alrededor de 250 genes. (Recordemos que esta es una estimación extremadamente prudente. El límite inferior podría ser realmente cuatro veces superior o más.) Digamos que cada gen tiene una media de 500 pares de letras de ADN.

Conclusión

Jonathan Sarfati, Doctor en Química

 Este libro ha tratado los principales argumentos a favor de la evolución presentados en el libro Teaching about Evolution and the Nature of Science (Enseñando la Evolución y la Naturaleza de la Ciencia) y ha puesto en evidencia sus limitaciones. Por el contrario, las evidencias de la creación son convincentes. En particular, el libro Refuting Evolution (Refutando la Evolución) a lo largo de sus nueve artículos ha tratado las siguientes áreas:

1. Hechos y Prejuicios, 2. Variación y selección natural frente a la evolución, 3. Faltan los eslabones, 4. ¿Evolucionaron las aves?, 5. ¿Evolucionaron las ballenas?, 6. Humanos: Imágenes de Dios o monos desarrollados, 7. Astronomía, 8. La Edad de la Tierra y 9. ¿Es legítima la explicación del diseño?

Theme by Danetsoft and Danang Probo Sayekti inspired by Maksimer