You are here

Naturalismo Metodológico

Las Reglas de la Ciencia

Phillip Johnson, Doctor en Jurisprudencia

En 1981, la legislatura estatal de Arkansas aprobó una ley que exigía «un trato equilibrado para la ciencia creacionista y la ciencia evolucionista». Los oponentes pusieron una demanda en el tribunal federal local para que esta ley fuese declarada inconstitucional, y se preparó el escenario para una lucha muy desigual.

La ley de Arkansas era un trabajo de unos activistas poco sofisticados que no tenían idea de cómo conseguir apoyo fuera de su propio estrecho campo fundamentalista. Como resultado, se enfrentaban a una potente coalición de grupos deseosos de defender a la vez la ciencia y la religión liberal en contra de extremistas religiosos. La coalición incluía no sólo a las principales asociaciones de científicos y de educadores, sino también a la Unión Americana de Libertades Civiles y a una impresionante diversidad de personas y organizaciones representando a la Cristiandad y al Judaísmo establecidos.

La coalición consiguió también los servicios de un equipo de primera clase de abogados donados gratuitamente por una de las más grandes y mejores firmas legales de América. Estos especialistas en litigaciones de «grandes causas» sabían como seleccionar y preparar a los líderes religiosos y científicos para que diesen testimonio experto que establecería la ciencia creacionista como un absurdo indigno de cualquier consideración seria. La ciencia ortodoxa ganó el juicio por un enorme margen.

La Sabia Naturaleza

El principal propósito de la teoría de la evolución, es dar una explicación naturista sobre el origen de la materia, de la vida, y de las especies, proponiendo que “la nada” un día se le ocurrió transformarse en materia, formando átomos sencillos como el Helio e Hidrógeno, que progresivamente se transformaron, por puros sucesos al azar, en todos los otros 90 elementos químicos naturales, y actualmente conocidos e incluidos, en la Tabla Periódica de los Elementos.

Pero que entre los átomos de Helio con peso atómico 4.003 y el del Litio, con peso atómico 6.939, haya una brecha (no hay elemento con peso atómico 5). Y que entre el Litio y el Berilio, con peso atómico 9.012, haya otra brecha (ausencia de algún elemento con peso atómico 8), hace imposible la formación de los otros elementos.

“En la secuencia del peso atómico, están vacíos los lugares correspondientes a los pesos atómicos 5 y 8; o sea que no hay átomos estables que tengan peso o masa atómica 5 y 8… La pregunta es entonces: ¿Cómo pudieron, durante el proceso de formación de los elementos por la captura de más neutrones, salvarse tales brechas?”

El Manifiesto

El Manifiesto del evolucionista dice:

“(El humano) se encuentra solo en el universo, con singulares potencialidades y entendimiento, y como el producto de un largo proceso material, inconsciente e impersonal. Esto no se lo debe a nadie, sino a sí mismo, y por lo tanto, es responsable sólo ante sí mismo, y debe decidir su propio destino.”

George G. Simpson.

Materialismo, ciencia y realidad

Santiago Escuain, Graduado en Ingeniería Técnica en Procesos Químicos

La definición de ciencia que se difunde en la actualidad quiere excluir de entrada toda posible consideración de un origen sobrenatural de la vida y de la creación de las especies, y extiende la metodología naturalista a todos los ámbitos. En palabras del astrofísico y evolucionista Carl F. von Weizsäcker:

«No es por sus conclusiones, sino por su punto de partida metodológico por lo que la ciencia moderna excluye la creación directa. Nuestra metodología no sería honesta si negara este hecho. No poseemos pruebas positivas del origen inorgánico de la vida, ni de la primitiva ascendencia del hombre, tal vez ni siquiera de la evolución misma, si queremos ser pedantes. ...»

Hechos y Prejuicios

Jonathan Sarfati, Doctor en Química

Muchos libros evolucionistas, entre ellos Enseñando la Evolución y la Naturaleza de la Ciencia, plantean un enfrentamiento entre opiniones religiosas creacionistas y hechos evolutivos científicos.

Es importante darse cuenta de que este contraste falsea la realidad. Los creacionistas frecuentemente apelan a los hechos de la ciencia y los evolucionistas frecuentemente apelan a presupuestos filosóficos completamente ajenos a la ciencia. Se suele criticar a los creacionistas porque razonan basados en sus creencias, pero los evolucionistas también razonan basándose en sus prejuicios y creencias, tal y como muchos de ellos reconocen. El debate entre la creación y la evolución es principalmente un enfrentamiento entre dos concepciones del mundo, ambas enraizadas en presuposiciones implícitas y mutuamente incompatibles.

Este artículo analiza críticamente las definiciones de ciencia, y el papel que las presuposiciones y las creencias preconcebidas juegan en las interpretaciones hechas por los científicos.

Creacionismo: La ciencia frente a la fe Darwinista

Ramón Gómez, Graduado en Matemáticas y Teología

El creacionismo afirma que el universo no surgió de la nada sino que se originó por un acto creador. Tal afirmación es lógica y razonable porque se fundamenta en el principio científico de la causalidad; todo efecto obedece a una causa. El estudio de la naturaleza mediante el método científico nos proporciona un torrente inagotable de evidencias que señalan a la intervención de un Diseñador.

Vivimos en un universo compuesto de tiempo, espacio, materia y energía. La ciencia muestra que estos elementos no se originan de forma espontánea sino que requieren necesariamente la intervención de un creador. Asimismo la información genética codificada digitalmente en el genoma de los seres vivos y la sofisticada maquinaria biomolecular que la procesa muestran las marcas características de la acción de una mente pues sólo la mente puede generar información funcional codificada y máquinas capaces de procesarla.

Entonces... ¿por qué tanta gente niega la creación?

La razón reside en que los datos científicos no hablan por sí solos sino que deben ser interpretados según un modelo. En relación con los orígenes existen fundamentalmente dos modelos; el naturalismo, que postula que el universo surgió de la nada por procesos naturales y el creacionismo, que propugna que el universo fue creado por una mente inteligente.

Darwin contra Designio - trasfondo y motivos

Santiago Escuain, Graduado en Ingeniería Técnica en Procesos Químicos

El estudio comparado del desarrollo de los embriones aportaría, según el darwinismo, otra de las pruebas clásicas en favor de la evolución. Al parecer, determinadas similitudes entre embriones de peces, aves, mamíferos y seres humanos demostrarían que todos ellos descenderían de antepasados comunes parecidos a los peces.

 Por lo que respecta a la controversia entre Darwin y el designio divino de la vida, se pueden observar los siguientes puntos:

1. Nadie duda de las observaciones realizadas por Darwin, y por los estudiosos de la naturaleza antes que él, respecto a los cambios en los seres vivos, ni en lo que se refiere a la descendencia con modificación. La gran cuestión atañe al alcance de estos cambios, a su significado, a la interpretación que puedan recibir. Darwin mismo concede este punto, al decir:

«... [M]e doy cuenta perfectamente de que en este volumen apenas se discute un solo punto sobre el cual no puedan aducirse hechos que a menudo parezcan conducir a conclusiones diametralmente opuestas a aquellas a las cuales yo he llegado. Un resultado imparcial sólo puede obtenerse declarando cabalmente y sopesando los hechos y los argumentos en los dos lados de la cuestión ...»

Charles Darwin, El Origen de las Especies por Selección Natural, 1859. [Ed. Zeus, Barcelona 1970, p. 18.]

No es ciencia

Don Batten, Doctor en Ciencias Agrícolas

Los anti-creacionistas, como los ateos por definición, comúnmente objetan que la creación es religión y la evolución es ciencia. Para defender esta afirmación ellos citan una lista de criterios que definen una ‘buena teoría científica’.

Un criterio común es que la mayoría de los científicos practicantes modernos hoy día deben aceptar la teoría propuesta como ciencia válida.

Otro criterio que define lo que es ciencia es la habilidad de una teoría para hacer predicciones que puedan ser evaluadas. Los evolucionistas generalmente afirman que la evolución hace muchas predicciones que han sido comprobadas. Ellos citan ejemplos como la resistencia a los antibióticos en bacterias como una clase de ‘predicción’ de la evolución, mientras que cuestionan el valor del modelo creacionista al hacer predicciones. Puesto que según ellos, la creación no cumple con su definición de ‘ciencia’, es por lo tanto una ‘religión’, e implícitamente puede ser simplemente ignorada.

Theme by Danetsoft and Danang Probo Sayekti inspired by Maksimer