You are here

Organos Vestigiales

Organos Vestigiales

Dado que no hay ninguna otra evidencia pasada o presente, de transición o transformación por evolución, de una planta o animal en otra especie; se argumenta que la presencia de órganos vestigiales (estructuras ahora supuestamente inútiles e innecesarias, pasadas a usted como residuos, por sus ancestros que sí las usaban), son prueba inequívoca de la evolución.

La evolución enseña que todos los órganos aparecieron por casualidad, y que eventualmente, solo persistieron los que llegaron a tener una razón de ser; pero que fueron muchos los órganos que a pesar de que llegaron a ser inútiles, se perpetuaron como vestigios, cuando una especie evolucionó en otra. Pero esto, contrario a la evolución, es degradación.

“De acuerdo con R. Wiedersheim (1895) hay no menos de 180 estructuras vestigiales en el cuerpo humano, que son más que suficientes para considerar al humano, un verdadero museo ambulante de antigüedades.” (Horatio Hackett Newman, Juicio de Scopes, 1925). Pero el tiempo comprobó que sus falsas apreciaciones fueron producto de la ignorancia.

La Función de lo Inútil

Antonio Cruz, Doctor en Biología

Si las alas sirven habitualmente para volar, ¿Por qué las aves que nunca vuelan como avestruces, ñandús, emús y algunas otras las poseen? ¿De qué le sirven los ojos al topo? ¿Por qué algunas serpientes tienen cintura pélvica y restos óseos que recuerdan las patas traseras de otros animales?

Estas y muchas otras cuestiones parecidas han hecho correr abundante tinta en el mundo de los naturalistas. En su libro El Origen de las Especies, Darwin escribió:

“No hay mayor anomalía de la Naturaleza que la de un ave incapaz de volar; a pesar de ello, son varias las que se cuentan en ese caso.”

¿Los pezones del varón son vestigiales?

Jerry Bergman, Doctor en Biología

En este artículo se muestra que la afirmación de que los pezones de los varones son vestigiales o rudimentarios es errónea.

El pezón de los varones se ha desarrollado como resultado de una diferenciación sexual y está diseñado para producir dimorfismo sexual. El pezón humano tiene un abundante suministro de nervios y realiza muchas funciones importantes, incluyendo la diferenciación sexual secundaria y también como un órgano estimulatorio de gran importancia tanto en hombres como en mujeres.

También se explora aquí el problema del desarrollo anormal de los pezones y la afirmación de que un excesivo número de pezones es un atavismo.

Theme by Danetsoft and Danang Probo Sayekti inspired by Maksimer