You are here

Información Genética

Un artículo científico con revisión paritaria estudia el «lenguaje de programación» del ribosoma

Casey Luskin, Licenciado en Derecho y Graduado en Ciencias (BS y MS)

Un nuevo artículo científico adopta el método del diseño inteligente para la medición de información funcional en sistemas biológicos.

Titulado «Dichotomy in the definition of prescriptive information suggests both prescribed data and prescribed algorithms: biosemiotics applications in genomic systems [Una dicotomía en la definición de la información prescriptiva sugiere a la vez datos prescritos y algoritmos prescritos: aplicaciones de la biosemiótica en sistemas genómicos]»: el artículo aparece en la revista Theoretical Biology and Medical Modelling.

El concepto de «Información de Shannon» no distingue entre información funcional e información no funcional y, por dicha razón, no es siempre útil como criterio de información biológica. Como resultado, muchos teóricos del diseño inteligente (D.I.) han sugerido el desarrollo de métodos para medir la información biológica que tengan en cuenta la función de la secuencia. Los teóricos del D.I. emplean una variedad de términos para medir la información biológica funcional — información compleja y especificada (ICE), información prescriptiva (IP), o Complejidad de Secuencia Funcional (CSF).

El código genético, finamente ajustado

Jonathan M.

Francis Crick consideraba que el código genético que encontramos en la naturaleza era «un accidente congelado». Pero se está haciendo más y más patente que este código está exquisitamente ajustado —con características que sugieren desde luego que es uno entre un millón. Por tanto, ¿no debería considerarse el diseño deliberado, el diseño inteligente, como una inferencia legítima, como la mejor explicación de cómo este código llegó a existir?

Todos estamos familiarizados con el código genético, por el cual una transcripción en ARNm se traduce a los residuos de aminoácidos que conforman las proteínas. Los tripletes de nucleótidos —llamados «codones»— sirven como «palabras moleculares», donde cada una de ellas especifica un aminoácido determinado o los sitios de paro de los marcos abiertos de lectura (ORFs por sus siglas en inglés). Los ribosomas y los complejos ARNt-metionina (conocidos como metionil ARNts «cargados» se unen cerca del extremo 5' de la molécula del ARNm en el codón de iniciación AUG (que especifica el aminoácido metionina) y comienzan a traducir sus secuencias de ribonucleótido a la secuencia de aminoácidos específica necesaria para conformar una proteína funcional. Cada aminoácido se une en su extremo carboxilo al extremo 3' de su propia especie de ARNt mediante una enzima conocida como aminoacil tRNA sintetasa.

Duplicación cromosómica y el origen de nueva información biológica: Estudio de caso sobre las globinas

Jonathan M

El propósito de la hemoglobina en la sangre es transportar oxígeno desde los órganos de respiración a los tejidos del cuerpo, donde se libera el oxígeno para proporcionar energía para el organismo.

La hemoglobina sirve también para recoger el dióxido de carbono y devolverlo a los pulmones (o branquias en el caso de los peces) de modo que pueda ser expulsado del organismo. Cuatro cadenas polipeptídicas componen el tetrámero funcional de la hemoglobina. Dos de ellas son idénticas en estructura (y se designan como la cadena α), y las otras dos son también idénticas entre sí (y se designan como una cadena β). La mioglobina (específica de las células musculares) posee una afinidad aun mayor para el oxígeno que la hemoglobina. La mioglobina actúa almacenando el oxígeno, y lo retiene en los músculos cardíaco y esqueléticos.

Ahora bien, quiero exponer que hay al menos cinco dificultades que se levantan contra una evolución de las globinas mediante duplicación cromosómica y divergencia:

Un hito científico: Descubrimiento del segundo código genético

David Coppedge, Graduado en Física (con honores)

A veces es difícil valorar las consecuencias de un descubrimiento científico en el momento de su publicación, pero el que se comunica hoy desde la cubierta de Nature puede tener la misma importancia que el descubrimiento del código genético.

Esta influyente revista científica informaba del descubrimiento de un segundo código genético —el «código dentro del código»— que acaba de ser descifrado por biólogos moleculares e informáticos teóricos. Además, recurrieron a la tecnología de la información —no a la teoría de la evolución— para el descifrado.

El nuevo código se llama Código de Splicing (o, de corte y empalme, o ayuste). Existe incorporado en el interior del ADN. Dirige al código genético primario, de unas maneras muy complejas pero ahora predecibles, acerca de cómo y cuándo ensamblar genes y elementos de regulación.

Theme by Danetsoft and Danang Probo Sayekti inspired by Maksimer